©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1984

2. Cómo la libertad altera los modelos


Respecto al punto que trata de la relación entre la libertad y los modelos, la tesis de Nozick es que si se quiere preservar la libertad no se puede sostener ningún "modelo" de distribución y, además, que cualquier modelo que se elija o se imponga es injusto.

El ejemplo con el que trata de probar su tesis es el siguiente: existe un equipo de basquetbol con un modelo de distribución D1. Se supone que bajo D1 todos los jugadores están en una situación de igualdad, reciben exactamente el mismo salario. Dentro del equipo se encuentra un jugador llamado Wilt Chamberlain, que por la manera de como juega es solicitado por otros equipos y en el suyo propio es la máxima atracción. Hay que suponer que los contratos caducan cada año y por lo tanto los jugadores se convierten en agentes libres. Chamberlain firma con el equipo un contrato que tiene la siguiente particularidad: en cada juego que el equipo celebre en "casa", 25 centavos del precio de cada boleto son depositados en una caja a nombre de Chamberlain y están destinados exclusivamente para él. Comienza la temporada y las personas acuden a la cancha para verlo jugar. Supongamos que en una temporada un millón de personas acuden a losJuegos y Wilt Chamberlain gana doscientos cincuenta mil dólares, cantidad superior a lo que se gana en promedio y mucho más dinero de lo que gana otro jugador. La pregunta que hace Nozick es si esta distribución, a la que llama D2, es injusta y en el caso de que lo fuese, ¿por qué lo sería?

Cada una de las personas escoge voluntariamente pagarlos 25 centavos a Chamberlain, en lugar de gastarlos en chocolates, en el cine, o en suscripciones a revistas socialistas. Si D1 era una distribución justa y las personas voluntariamente se cambian a D2,¿no es D2' también una distribución justa? En función del argumento es importante decir que bajo D1 todas las personas reciben su salario por partes iguales y que, después del arreglo con Chamberlain, esas personas conservan ese mismo salario; todos, menos Chamberlain, reciben sus partes por igual.

Después de exponer el ejemplo, Nozick, nos pide imaginar, como crítica al socialismo, que Chamberlain, después de jugar basquetbol como parte de su trabajo diario, decide trabajar tiempo extra para ganar más dinero. La pregunta que surge parece ser: ¿por qué querría alguien trabajar tiempo extra, dado que en la sociedad en que se encuentra sus necesidades están satisfechas?

La respuesta es que a las personas les importan otras cosas, además de sus necesidades primarias. Cada persona debe tener el derecho de realizar otras actividades diferentes a las que realiza en D1.

El punto que ilustra el ejemplo de Chamberlain es que ningún modelo de distribución puede ser realizado sin que interfiera en la vida de las personas.

Cualquier modelo que se prefiera podría convertirse en desfavorable en virtud del mismo principio, porque las personas actúan de una, manera diferente. Las personas cambian bienes y servicios con otras personas, regalan cosas a otras, cosas de las que tenían anteriormente la titularidad.

Para poder mantener un modelo, el que se quiera, se tiene forzosamente que interferir continuamente, ya sea para evitar que la gente siga transfiriendo tal y como lo desea, o bien para quitarle a algunas personas los recursos que otros, por algunas razones, querían transferirles a ellos.

Según Nozick, un argumento en contra del principio de la titularidad podría ser desarrollado bajo la idea de que las personas que eligieron cierto modelo voluntariamente elijan evitar acciones que puedan alterar ese modelo. Pero él mismo responde y afirma que se tendrían que presuponer, de un modo irreal, tres cosas: 1) que todos deban querer mantener el modelo; 2) que todos puedan obtener suficiente información sobre sus propias acciones y sobre las acciones de sus semejantes, para saber qué tipo de acciones son las que pueden alteraral modelo; 3) que diversas personas puedan coordinar sus acciones para ensamblarlas en el modelo.

Según Nozick, estos puntos pueden compararse con la manera como funciona el mercado, que va de acuerdo con el principio de titularidad, de rrianera neutra respecto a los deseos de las personas, reflejando y transmitiendo información a ,través de los precios y, de este modo, coordinando las actividades de las personas.

Otra crítica al socialismo y, concretamente, al marxismo, es que el fenómeno de la explotación de los trabajadores se explica por el hecho de que no tienen acceso a los medios de producción. Los trabajadores tienen que vender su fuerza de trabajo al capitalista, ya que necesitan usar los medios de producción de éste. Como no pueden producir por sí solos, los trabajadores se ven forzados a tratar con los dueños del capital.

De la falta de acceso a los medios de producción y, por lo, tanto, de la explotación, se sigue que en una sociedad en la que los trabajadores no fuesen forzados a tratar con los capitalistas la explotación no existiría.[Nota 58]

Nozick nos pone el siguiente caso: supongamos que existe un sector de propiedad pública que controla los medios de producción y que se puede extender de tal modo que todos los que quieran trabajar en él lo pueden hacer; de este modo se daría fin a la explotación de los trabajadores. Si además de este sector público existiera un sector en el que, privadamente, algunas personas poseyeran los medios de producción y emplearan trabajadores asalariados, que eligieran voluntariamente trabajar en este sector, los trabajadores no serían explotados, ya que no tendrían que tratar con los dueños de los medios de producción. Supongamos que el sector privado se expande cada vez más y que, paralelamente, el sector público se vuelve cada vez más débil hasta desaparecer. Dado este estado de cosas, Nozick se pregunta si habría un cambio significativo en este último sector. La teoría de la explotación parece darle una respuesta afirmativa, la cual según él es muy poco plausible.

Según Nozick, cualquiera que sea la verdad de la tesis de la falta de acceso a los medios de producción en un momento dado, actualmente gran parte de la clase trabajadora tiene, ya sea por ella misma, ya sea por los sindicatos, reservas de dinero suficientes para poder invertir. Este hecho hace que surja la pregunta de por qué ese dinero no se emplea para abrir fábricas controladas por los mismos trabajadores. Esto traería como consecuencia que diferentes grupos de trabajadores podrían competir adquiriendo habilidades empresariales, mientras que los empresarios con capital podrían seguir empleando a trabajadores bajo formas tradicionales.

A la posible objeción de que invertir lleva un riesgo, Nozick responde diciendo que la sociedad capitalista permite la separación entre ser portadores de ese riesgo y no serlo, mientras que en la sociedad socialista uno tiene que compartirlos riesgos de la empresa donde trabaja, o bien los riesgos de las decisiones en las inversiones que van a hacerse. No existe, como en el capitalismo, modo de escoger si se quiere tomar riesgos y cuáles riesgos se quieren tomar.

La tesis de Nozick es que no existe la explotación, puesto que los trabajadores eligen una posición dentro del sistema de trabajo asalariado.

Esa afirmación nos lleva al tercer punto, a lo que se entiende por "elegir voluntariamente algo".


AnteriorRegresoSiguiente