©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1984

3. El carácter voluntario de las transacciones


Nozick afirma que las acciones de una persona son voluntarias, dependiendo de qué sea lo que limite sus opciones. Las demás personas ponen límites a nuestra oportunidades, pero esas personas pueden o no pueden tener el derecho de no hacerlo. Si es el primer caso, la acción es voluntaria, si es el segundo, se trata de una acción involuntaria.[Nota 59]

Para que este punto quede claro, Nozick nos da el siguiente ejemplo: existen veintiséis mujeres y veintiséis hombres, cada uno de los cuales desea casarse. Podemos llamar A, B,... Z, a los de un sexo y A', B',...Z', a los del otro. Estas personas se encontrarán en un orden decreciente en términos de preferencia, es decir, A, prefiere a A', B también prefiere a A', y prefiere a B' frente a C', etc. A y A 'deciden voluntariamente casarse. Aun cuando B hubiese preferido casarse con A'; la elección de A y A' lo privan de esa posibilidad. Cuando B y B' se casan, su elección no es involuntaria sólo por el hecho de que existía una opción preferible. Podemos recorrer toda la línea y llegar hasta Z y Z'; estas dos personas, aun cuando tienen mucho menos posibilidades, pueden decidir voluntariamente entre casarse y permanecer solteras. Aun cuando tanto Z como Z' hubiesen preferido a cualquiera de las otras personas, esto no significa que actuaron involuntariamente, ya que las otras veinticinco actuaron en pleno ejercicio de sus derechos.

Según Nozick, lo mismo sucede en la relación trabajador-capitalista, ya que los primeros eligen voluntariamente tener un trabajo asalariado. Z puede verse enfrentado a trabajar o a morirse de hambre.[Nota 60] El deseo de entablar una relación, cualquiera que ésta sea, no es un derecho de entablarla con cualquier persona que uno elija, sino. un derecho de entablar una relación con cualquiera que tenga el derecho de hacerlo.

Así como las personas que se encontraban en el modelo de distribución D1 se cambiaron voluntariamente al D2, el trabajador puede elegir, voluntariamente, entre morir de hambre o trabajar.

Algunas críticas a la posición de Nozick


AnteriorRegresoSiguiente