ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1985
* [Nota 89]

Para la sofística antigua acepto en principio el canon establecido por A. Levi, Storia della sofistica, ed. D. Pesce (Nápoles, 1966). 333 (en la p. 28 se describe el criterio que presidió su fijación) y, en lo fundamental, confirmado por A. Gómez Robledo, Platón: los seis grandes temas de su filosofía (México, 1974 =Gómez Robledo 1974; hay reimpresión de 1982), 478-79. Pero, a diferencia de este últimó, no excluyo una parte (ver sus pp. 494-95) de la que Levi denomina escuela de, Protágoras y con perdón de ambos especialistas, acojo, quizás injustificadamente, al "rettore semisofista" Trasímaco de Calcedonia, por el peso que el prefijo 'semi' tiene en el libre primeramente mencionado (capítulo IIl). Y me represento esa misma sofística como un esfuerzo, serio y respetable, orientado en dos direcciones En primera instancia hacia la tarea de "educar a los hombres". Así define su oficio Protágoras en el homónimo diálogo (317b) de Platón --ver Platón, Oeuvres completes,III I: Protagoras. ed. y trad. A. Croiset y L. Bodin (2a. ed.; París, 1948; Collection des Universités de France). 31. así como la p. 84 en Marrou 1960, obra que será identificada un poco más adelante- y análoga fue, según todos los testimonios válidos, la práctica de los demás sofistas incluidos en el canon. Si bien es necesario hacer constar que, lo mismo en el caso de éstos que en el de Protágoras y por muy subversiva que haya aparecido ante los ojos de sus contemporáneos más conservadores o de los epígonos de éstos. dicha práctica se ejerció dejando siempre intactas todas las limitaciones de orden social que la aplicación en sentido pleno de la palabra 'hombre' a los seres humanos individuales comportaba en la Atenas del siglo V a JC. Y, en segundo lugar, aunque con no menor interés, hacia el empeño de fundamentar esa educación en un examen de las posibilidades de aquellos mismos hombres en cuanto a su puesto en el mundo y a su actividad dentro de él, es decir, en cuanto a su condición como sujetos de la cultura. Este modo de entender la sofística antigua queda colocado, entonces, más acá tanto del punto de mira desde el que la enfoca Platón -aun cuando en él sea preciso distinguir, de la actitud irónica y despectiva con respecto a los sofistas como género, por una parte la innegable ambigüedad ante la contextura de Protágoras y por otra el juego a las definiciones a que el extranjero de Cica, en algo que es al mismo tiempo un rigurosísimo ejercicio de metafísica y de lógica, se entrega durante numerosas páginas (221 c 268d) en el Sofista (e. 361 a JC)- como de la que pudiera considerarse perspectiva común a la tendencia socrática 'ortodoxa': ni Jenofonte en el Cinegético (e. 401 a JC) XIII, 1-9 o en los Memorabilía (c. 386-c. 365 a JC) 16, 13 (el pasaje pertenece a la fecha más temprana). ni Aristóteles en las Refutaciones (entre 347 y 335 a JC) 1. 165a 21, se plantean de otra manera el problema de la sofística. Ver sobre esto (a) Platón, El sofista, ed. y trad. A. Tovar (Madrid, 1955; Clásicos Políticos), 11 -102. (b) Xenophon, "On hunting, en Scripta minora. ed. y trad. E. C. Marchant (Cambridge, Mass. y Londres, 1925; Loeb Classical Library, 183). 449-53-, (c) Jenofonte, Recuerdos de Sócrates, Banquete, Apología, trad. J. D. García Bacca (México, 1946. Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana), 73, y (d) Aristotie, "On sophistical refutations", en On sophistical refutations, On coming-to-be and passing-away, ed y trad. E.S. Forster [and] On the cosmos. ed. y trad. D. J. Furey (Cambridge, Mass. y Londres, 1955; Loeb Classical Library, 400). 13-15. Ya en el clásico libro de E. Zeller, Die Philosophie der Griechen in ihrer geschichlichen Entwicklung dargestellt, I 2: Vorsokratische Philosophie: Herakleitos, Empedokles, Atomisten, Anaxagoras; Sophisten. Tübingen 1859 -que. en lo que se refiere a los sofístas, sólo conozco por intermedio de traducción al francés: E. Zeller, La philosophie des grecs considérée dans son développment historique. I 2: La philosophie des grecs avant Socrate: les Eléates; Héraclite, Empédocle, les Atomistes, Anaxagore; les Sophistes. trad. E. Boutroux (París. 1882).449-556-- creo advertir diversos indicios que permiten pensar en un considerable alejamiento relativamente a la perspectiva adoptada por los socráticos mayores (ver en particular la sección "Caractéres gériéraux de la sophistique": pp. 479-94). Sin embargo, la representación de la sofística que subyace a todo lo que a continuación viene en este apartado II deriva capitalmente de trabajos más modernos. Para la vertiente educacional y humanistica del movimiento, de los capítulos "La sofística". "La Ilustración y la sofística" (pero sin discernimientos axiológicos entre moralidad, amoralismo o inmoralismo: ver pp. 486 y 494) y "L'apport novateur de la premiére sophistique", respectivamente en Jaeger 1936, 1 303-46, Gómez Robledo 1974, 467-511 y II-I Marrou, Histoire de Peducation dans I'Antiquité (5a. ed.. Paris, 1960=Marroti 1960; hay traducción al español, de la tercera edición, por N. M. Spinelli de Mazziotti: Buenos Aires 1965. con reimpresión en 1970).81-98. Y de W. C. K. Guthrie, "The world of the sophists". en A history of Greek philosophy, III: The fifth-century, Enlightenment (Cambridge. 1969 =Guthrie 1969). 1-399. para sus implicaciones más estrictamente filosóficas. Aunque también es necesario dejar constancia de que asimismo en trabajos modernos reaparecen a veces y aventajadas, las viejas posiciones: C. D. Tsatos, La filosofía social de los antiguos griegos, trad. C. A. Salguero-Talavera. México 1982 (no he podido controlar la fecha del original) añade a las tradicionales acusaciones venalidad. errabundez. ficción de sabiduría la de haber sido la primera sofística "la causa espiritual más fuerte que determinó el hundimiento del mundo griego antiguo" (sic: p. 49). Por último, y en otro orden de cosas, se habla como se sabe, de una primera sofística o sofística antigua debidoa que, en los siglos II a IV a JC, en el ámbito del mundo helenístico-romano se produjo un conjunto de escuelas de retórica y de oradores y conferencistas itinerantes quese han englobado bajo la denoininación de segunda sofística. Son fuentes antiguas para ella las Vidas de sofistas (c. 230-238 d JC) de Filóstrato que también remiten a ciertos sofistas antiguos y las Vidas de filosófos y sofistas (c. 400 d.1C) de Eunapio las dos recogidas en Pítilostratus and Eunapius. Lives of the sophists ed. y trad. W.C. Wright, Cambridge, Mass. y Londres 1921. Loeb Classical Library 134. Y para una aproximación reciente ver E. L. Bowie, "The importance of the sophists". Yale Classical studies 27 (1982). 29-59.