ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1985
* [Nota 98]

En función de teoría del conocimiento (y del valor: o del bien, sino se admite el anacronismo) lo entienden. y lo rechazan. tanto Aristóteles como Platón. Así, en el Teeteies (369-367 a JC), Sócrates díce (166d-e). mimando a Protágoras: "Y que existan la sabiduría y el hombre sabio de ninguna manera lo niego. Antes bien, llamo precisamente sabio a aquél que, cuando ante alguno de nosotros las cosas aparecen, y son, malas, él, mediante alguna mutación, hace que aparezcan, y que sean, buenas. Sin embargo, no trates de forzar mi razonamiento de acuerdo con las palabras, sino capta más claramente lo que quiero decir, Recuerda, pues, lo que ya fue dicho, que ante el enfermo la comida aparece, y es, amarga, y ante el sano aparece, y es, lo opuesto. Ahora bien, ninguno de los dos es de considerarse más sabio que el otro: eso es imposible, ni tampoco se puede afirmar que el enfermo sea ignorante porque opina de ese modo ni que sea sabio el sano porque lo hace diferentemente. Lo que sí cabe es cambiar un punto de vista por el otro, porque el otro es mejor". O, en dos lugares más del mismo diálogo, en ambos expresándose según su propia voz: "¿La sensación (áishésis), dijiste, es conocimiento (epistéme)? [Teetetes responde: "Sí'.] Pues te has arriesgado a pronunciar una fórmula (lógos) no trivial acerca del conocimiento, sino la que asimismo enunció Protágoras. La dijo de otra manera, pero la cosa es la misma. Pues en alguna parte dice ser el hombre medida de todas las cosas, de las que son en cuanto son y de las que no son en cuanto no son" ( 151a-152d); y, posteriormente ( 161c-d): "¿Sabes, Teodoro, lo q ue me asombra de tu amigo Protágoras? Teodoro responde: ["¿Qué, pues?] Ha dicho cosas que me gustan mucho, como esa de que lo que le parece a cada uno eso además es. Sólo me pasma el principio de su razonamiento, el que al iniciar su Verdad no haya,dicho que de todas las cosas medida es el cerdo, o el cinocéfalo o algún otro aún más extravagante de entre quienes tienen sensación. Hubiera comenzado. así, a hablarnos magníficamente, y desdeñosamente, mostrando qué mientras nosotros lo admirábamos por su sabiduría del mismo modo que a un dios, él por su parte, en cuanto a discernimiento. no era mejor que un batracio renacuajo, no digamos que cualquier otro hombre." Y lo mismo en diversos lugares, más o menos reiterativos, de la Metafísica aristotélica, de los cuales quizá sea oportuno recoger únicamente dos: "Además. si las contradicciones son todas simultáneamente dichas de uno mismo. es evidente que todas las cosas serán una sola. Pues será lo mismo una trirreme que un muro o un hombre, si de todo se puede afirmar o negar cualquier cosa. como necesariamente han de admitir los que hacen suyo el razonamiento de Protágoras. Pues, si alguien opina que no es trirreme el hombre, es evidente que no es trirreme; por consiguiente. también es trirreme si la contradicción es verdadera" (IV 4, 100 7b 18). y: "Semejante a lo expuesto es también lo dicho por Protágoras. Este. en efecto, afirmó que el hombre es medida de todas las cosas, que es como decir que lo que opina cada uno es la pura verdad; pues, si es así, resulta que la misma cosa es y no es, y es mala y es buena, y así lo demás que se dice en los juicios contradictorios. ya que muchas veces a unos les parece que una cosa determinada es hermosa y a otros lo contrario, y la medida es lo que te parece a cada uno" (XI 6. 1062b 12). Pero ver asimismo IV 5, 1009a 6, IX 3, 1046b 29; X 1. 1053a 3 1. Coherentemente. la misma perspectiva siguen las lecturas modernas que se apoyan en Aristóteles y en Platón: baste como ejemplo Guthrie 1969, 181-86. En otro orden de cosas: las traducciones de los pasajes aristotéticos proceden de Metafísica de Aristóteles, ed. trilingüe por V. García Yebra (2a. ed., Madrid, 1982; Biblioteca Hispánica de Filosofía, 65), 180 y 554 (ver pp. 188-89,442-45 y 488-89 para los aquí no recogidos). W. Jaeger. "La Metafísica original" y "El desarrollo de la Metafísíca", en Aristóteles: bases para la historia de su desarrollo intelectual. tad. J. Gaos (México. 1946: uso la reimpresión de 1984; la edición alemana es de 1923 y de 1936.la versión inglesa, con reelaboraciones de Jaeger, de la que traduce Gaos). 194-261, sitúa las reiteraciones aristotélicas en el proceso de elaboración del tratado, al mismo tiempo que, a partir del texto actual de éste. finamente discierne las etapas de dicho proceso. Y por lo que respecta al Teetetes traduzco el texto de A. D¡es en Platon, Oem-res conipletis, VIII 2: Théétète (París, 1950. Collection des Universités de France), 170, 186 y 194.