©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1985

Contradicciones


Es cierto que la coyuntura actual le dio al gobierno la oportunidad de llevar adelante una apertura política, que a su vez encaminara al país hacia la madurez política: pero también es cierto que será dificil lograr tal madurez si ésta nóse fomenta simultáneamente en diferentes niveles de nuestra sociedad.

Sería ingenuo exigirle al mexicano que libre, espontánea y periódicamente acuda a las urnas para elegir a sus gobernantes (madurez política), cuando en las instituciones donde se desempeña cotidianamente no se le permite opinar con respecto a la forma de organizar y realizar su trabajo.

Parece ser una inclinación humana aspirar a que los de arriba nos consideren democráticamente mientras que los de abajo deben padecer nuestro buenjuício para decidir por ellos. Aspiramos a la descentralización hacia arriba y a la centralización hacia abajo. Los de arriba nos deben escuchar y tomar en cuenta, mientras que uno no tiene por qué hacer lo mismo con los de abajo. Se aspira a la democracia política mientras que se promueve y ejerce un totalitarismo cotidiano.

Cuando en las instituciones de una nación está ausente la democracia, cuando las empresas, las universidades, las instituciones públicas, los centros culturales, las delegaciones políticas se convierten en el gobierno autocrático de los pocos sobre los muchos ¿cómo se espera que los muchos maduren en su participación política en la sociedad? Es probable que si algunos (de los muchos) llegan a una posición de poder (de los pocos) imitarán al sistema al que se vieron sometidos.

Y así como los políticos (el gobierno) llegan a afirmar que el pueblo no está preparado para la democracia política, "democracia sin adjetivos" (Krauze), los empresarios y otras autoridades en posiciones de poder afirman lo mismo de sus trabajadores y subordinados. As! el efecto tautológico se retroalimenta, el absolutismo en diferentes planos se fortalece y la alternativa responsable se debilita. ¿Cómo esperamos que el mexicano se convierta en una persona crítica, responsable y activa si nuestras instituciones le exigen lo contrario? Esta contradicción permea nuestra sociedad.

La democracia se inicia con lo cotidiano y presenta distintos niveles y ritmos.

Ante la experiencia del poder político absoluto que impera en el país, distintas fuerzas se organizan con el afán de disminuirlo y regularlo. Una forma de lograrlo puede ser que empresarios, industriales, líderes sindicales y políticos democraticen la vida interna de sus empresas o sus instituciones.


AnteriorRegresoSiguiente