©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1986

La ciudad


A MEDIADOS DEL Siglo XVI, Cervantes de Salazar --catedrático de la recién nacida Real y Pontificia Universidad-- describe así a la ciudad:

Está la ciudad toda asentada en un lugar plano y amplísimo, sin que nada la oculte a la vista por ningún lado. Los soberbios y elevados edificios de los españoles, que ocupan una gran parte del terreno y se ennoblecen con altísimas torres y excelsos templos, están por todas partes ceñidos y rodeados de las casas de los indios, humildes y colocadas sin orden alguno, que hacen veces de suburbios, entre los que también sobresalen iglesias de tan magnífica construcción como las otras. Y es tanta la amplitud del terreno que ocupan las habitaciones de españoles e indios, que no es asequible cercarle con muros ...[Nota 69]

Cervantes de Salazar contempla a la ciudad de México desde Chapultepec. Es el año de 1554 y han transcurrido apenas tres décadas desde la caída de la gran Tenochtitlán y la erección de la nueva capital del nuevo reino. Describe también los montes --"lo mas"-- que la rodean y que distan por todas partes "no menos de diez leguas" de la población. En esos feraces campos de regadío es "donde tienen asiento las ciudades de los indios, como Tetzcoco, Tlacopan, Tepeaquilla, Azcapotzalco, Coyoacan, Ixtapalapan y otras muchas cuyos son esos albeantes templos que miran hacia México".[Nota 70]

A cuatrocientos y treinta y un años de distancia, el profesor de retórica se hubiese asombrado de que lo que llamaba núcrocosmos se hubiese agigantado de tal manera, que las diez leguas --amén de la laguna que embellecía el paisaje al este y al sudeste-- fueron pocas para contener a la ciudad que comenzó a subir aquellas lomas, para convertirse en la más extensa y poblada de la tierra.

Conservó, acrecentadas, también, las diferencias entre chozas y palacios, ahora en forma de condominios de lujo frente a ruinosas vecindades.

Esta es la ciudad que el 19 de septiembre del año pasado sufrió, durante dos minutos que nos parecieron eternos, un terremoto de más de 8 grados en la llamada escala de Richter.


AnteriorRegresoSiguiente