©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1986

Aquí y ahora


Tanto en Crisóstomo como en varios otros Padres la división ricos y pobres es tajante. En aquella Antioquía siglo IV en la que coexistian, decíamos antes, un notorio libertinaje con un floreciente cristianismo, es de creerse que este segundo se daría fundamentalmente entre los pobres.

Entre nosotros y frente al sismo no podría con justicia mantenerse esa división radical de los comportamientos de pobres y de ricos y de una clase media no prevista en Antioquía. La reacción positiva fue en todos los niveles.

No hubo entre nosotros, decíamos también, ningún Crisóstomo aunque aquí también, en muchas formas, en un tiempo de emergencia, el pueblo --no lo que se llama sociedad civil, ni el gobierno-- se constituyó en custodio y en salvador de su ciudad.

Más allá de cualesquiera de las predicciones económicas, políticas, psicoanalíticas, arquitectónicas o de cualquier otra índole, la única afirmación segura hacia el futuro es en todos los terrenos que esta población habrá de comportarse de otra manera después del desastre de septiembre que por un momento le hizo patente dónde estaban los verdaderos cimientos de la ciudad, y cuál es la realidad de su estructura.


AnteriorRegreso