©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1986

MANUEL CEBALLOS RAMIREZ. El Manifiesto revolucionario de Braulio Hernández


[Nota 139]

Uno de los primeros brotes revolucionarios quizá el inicial surgió en el noreste del estado de Chihuahua, cerca de Ojinaga, en la pequeña población de Cuchillo Parado, Distrito de Iturbide. Según Silvestre Terrazas, el levantamiento se efectuó el 14 de noviembre de 1910, y al frente de él estuvo "el valiente y honrado campesino Toribio Ortega".[Nota 140] Acerca de esto, ya Friedrich Katz había dado, en la imprescindible Guerra Secreta, los aportes fundamentales. En esta obra se exponen los principales móviles del levantamiento de Ortega: antirreeleccionismo, enemistad hacia los políticos del porfiriato, recuperación de tierras y la consiguiente pugna con las haciendas. [Nota 141]Sin embargo, estos motivos iban acompañados de una serie de acusaciones que no por circunstanciales o viscerales eran menos ofensivas y verdaderas. Todas acumuladas servían de sustento y justificación a la rebelión armada. En efecto, dos meses después del levantamiento, el profesor Braulio Hernández lograba expresar y enlistar los motivos de inconformidad de los campesinos chihuahuenses. Viejos, nuevos y recientes agravios eran mezclados por Hernández en una especie de "manifiesto" lanzado desde Cuchillo Parado en enero de 1911. Días después --el 9 o 10 de febrero, según Terrazas-- llegaría Francisco I. Madero a territorio chihuahuense.

Sin duda que Braulio Hernández había sido uno de los primeros lectores del Plan de San Luis y quizá de los que lo trajeron a Chihuahua. En efecto, poco antes del mes de noviembre de 1910, Hernández había viajado a San Antonio Texas con el fin de ponerse en contacto directo con Madero. De regreso a Chihuahua había participado, junto con Abraham González, en los preparativos de la insurrección. [Nota 142] Sin embargo, el hecho de que semanas después el profesor Hernández lanzara este manifiesto indica, entre otras cosas, el intento de darle a la revolución naciente una base local, y, al mismo tiempo, desmentir la interpretación que aseguraba que la revolución emprendida en noviembre era un movimiento que no tenía perspectivas nacionales.

El Manifiesto nos pone en contacto con las inquietudes sociales y políticas de los campesinos del norte de Chihuahua. Incluso al ofrecer todas las acusaciones mezcladas, algunas de ellas casi moralizantes --"las bárbaras corridas de toros"--, nos muestran el grado de inconformidad popular con un sistema político que había acabado por hacerse inconsistente. Las afirmaciones del Manifiesto no son todas de la misma relevancia --el "enunciado" de subdivisión de tierras no tiene comparación--, e, incluso, algunas no parecen del todo exactas. Empero, el hecho de que hayan servido para encarnar en Porfirio Díaz toda la crisis nacional --en un lugar y en un momento duramente agraviado por los hombres del porfiriato-- muestran el grado de politización y de indignación de estos campesinos y de sus líderes. Vale recordar la idea que Enrique Krauze expresó a propósito de las opiniones políticas populares: "La gente puede no saber leer pero sabe bien quién la gobierna y quién la roba. " De este mismo modo aquellos hombres del Cañón de Peguis pudieron articular su propia disidencia y lanzarse a la lucha revolucionaria. [Nota 143]

Una última cuestión: ¿Fue este Manifiesto ampliamente difundido? ¿Siquiera fue publicado? ¿Sólo quedó como proyecto? El hecho de haber sido localizado en el Archivo de un antiguo militante de las organizaciones católicas de trabajadores y del Partido Católico Nacional, me lleva a suponer que bien pudo ser Silvestre Terrazas --aunque a la sazón preso por haber publicado un manifiesto de Madero-- uno de sus propagandistas. [Nota 144]

Sea como fuere, este documento puede contribuir a apreciar la complejidad de motivaciones e intereses que se empezaban a entretejer en las primeras semanas de la revolución maderista.

EL PARTIDO REVOLUCIONARIO DE MÉXICO, ACUSA A PORFIRIO DÍAZ, ANTE LA GENTE HONRADA DEL MUNDO, Y ANTE LOS CIUDADANOS MEXICANOS QUE DESEEN DEJAR A SUS HIJOS UNA HERENCIA DE HONOR Y LIBERTAD.


Siguiente