©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1986

EL PARTIDO REVOLUCIONARIO DE MÉXICO, ACUSA A PORFIRIO DÍAZ, ANTE LA GENTE HONRADA DEL MUNDO, Y ANTE LOS CIUDADANOS MEXICANOS QUE DESEEN DEJAR A SUS HIJOS UNA HERENCIA DE HONOR Y LIBERTAD.


PORFIRIO Díaz dos veces ensangrentó con la sangre de la Nación para apoderarse de la Presidencia de la República; y otras tantas también la ensangrentó con movimientos revolucionarios para descubrir a sus enemigos políticos.

El mandó "matar en caliente" a las nueve víctimas de Veracruz. El ordenó la hecatombe de Río Blanco, arrojando al mar los cuerpos destrozados de quinientos huelguistas. En otras partes del País, también ha ordenado semejantes carnicerías. El ordenó la destrucción del Pueblo de Tomochic no habiendo sus habitantes estado nunca un solo instante en rebelión contra el Gobierno. El nunca cumplió las promesas mediante las cuales ascendió a la Presidencia. El ha suprimido los derechos y libertades Constitucionales. En la última elección Federal, conforme a su costumbre violó descaradamente LA LEY ELECTORAL, nombrando DOS ELECTORES en vez de uno. El preparó el más grande fraude electoral que registran las páginas de la hipocresía humana violándose desvergonzadamente diez y siete artículos de la Ley Electoral, y encarcelándose a los ciudadanos que pacífica y legalmente contra ello protestaron. El ha regalado concesiones de una manera insana, concediendo derecho exclusivo del buceo de perlas, en toda la costa del Pacífico, a una Compañía extranjera, la que encarcela a los pobres viandantes que para aplacar su hambre sacan algunas ostras. El solo ha cargado a la Nación con una deuda Federal, montando sus intereses a SETENTA MILLONES DE PESOS ANUALES. El está en combinación con la Compañía Bancaria de Bienes Raíces, para obtención de todos los contratos dispendiosos de obras públicas. El, a fin de juzgar acerca de los funcionarios acusados, pide informes a ellos mismos, para decidir. El ha mandado asesinar a todos aquellos ciudadanos que temía llegaran a disputarle el puesto. El nombra a los Gobernadores, a los Diputados, a los senadores y aun a los Jefes Políticos. El nombra a los Cónsules, pero no para que protejan a los nacionales ausentes del suelo patrio, sino para que persigan a los refugiados políticos. El ha centralizado la instrucción pública, ensañándose [sic] en sus escuelas a menos-preciar la Constitución. El nunca ha permitido que las cuestiones trascendentales del gobierno sean conocidas hasta que no manda su aprobación a las Cámaras, así que ya son hechos consumados. El ha tolerado todo a sus secuaces, menos que adquieran influencia política; de ese modo el personal de su gobierno está integrado en su mayor parte de malhechores. El ha despoblado pueblos y congregaciones para regalarlas a sus amigos, algunos de los cuales poseen más de la mitad del territorio de los estados donde viven. El prácticamente ha eximido a los ricos del pago de contribuciones y a los pobres los ha extorsionado con multas exhorbitantes, obligándolos a la vez a trabajar sin retribución. El ha vendido los indios Yaquis a los propietarios de Haciendas de henequén en Yucatán. El ha creado para los trabajadores también en otros estados condiciones peores que los de la misma esclavitud. El ha ordenado que cientos de niños rateros sean deportados a las Islas Marías. El ha insultado muchas veces al Pueblo Mexicano por medio de su órgano semioficial El Debate periódico maligno como no ha existido quizás otro en el mundo. El ha derrochado el Tesoro Nacional comprando en el extranjero juicios favorables para su desgobierno. El mandó publicar un libro para desvanecer la gloria de Benito Juárez, y el mismo Díaz bajo su propia firma ha pretendido manchar la reputación del Inmortal Demócrata. El ha creado un Gobierno en el que el ejército en su mayor parte está formado por individuos a los que se ha privado de su libertad para robarles sus propiedades, o el honor de sus hermanas o esposas. El ha robado al pueblo por medio de la Lotería Nacional y la de los Estados, permitiendo y fomentando el juego con concesiones vergonzosas en pueblos y ciudades. El ha pervertido la moral pública elevando en categoría oficial a aquellos que la opinión general moralmente rechaza. El ha contribuido a la degeneración moral del pueblo, permitiendo las bárbaras corridas de toros y las peleas de gallos, que fueron abolidas por los Presidentes sus predecesores. El ha engañado a los banqueros norteamericanos y europeos prometiéndoles, para conseguir un préstamo, que no aceptaría de nuevo la presidencia; reeligiéndose sin embargo a punta de balloneta. El ha engañado al pueblo de los Estados Unidos originando con la policía secreta demostraciones antiamericanas, para arrojar sobre los independientes la mancha de antiextranjeristas. El ha engañado al mundo pagando porque lo pinten en libros, revistas y folletos como el gobernante paternal de una nación, a la cual ha aterrorizado con la LEY FUGA fusilando secreta y administrativamente más de cuarenta mil personas. El actualmente está tratando de engañar al mundo declarando que la presente revolución es "local", cuando principalmente es contra su régimen. Al mismo tiempo pretende también engañarlo clasificando a los revolucionarios como bandidos, cuando ellos se portan dignamente; y su ejército ROBA, QUEMA Y DEVASTA. Pero él no puede engañar a Dios ni impedir el fallo justiciero de la Historia. El mundo debe conocer la verdad acerca de los crímenes de este HEROE DE LA MENTIRA, únicamente que si se relataran ahora, se juzgarían como la exageración de la ficción y no cual son, monstruosos. Sin embargo, los mexicanos que ahora están luchando bravamente, piden su reconocimiento como honrados, porque pelean contra el vicio, y como valientes, porque la derrota significa muerte. No importa lo que el gobierno de los Estados Unidos deba al Gobierno de México, el Pueblo Norteamericano debe al Pueblo Mexicano JUSTICIA.

Por tanto con mi carácter de Secretario del Gobierno provisional del estado de Chihuahua, declaro que la presente revolución es contra el Gobierno Federal. También es un movimiento enérgico en la República, aunque no parezca así en la prensa del País. Así mismo declaro que, el PARTIDO NACIONAL ANTIRREELECCIONISTA reconoce al C. FRANCISCO I. MADERO, como legítimo Presidente de México, elegido como tal en las pasadas elecciones de junio por la inmensa mayoría. El señor Madero se ha comprometido a sostener la plataforma del Partido, de la cual son los siguientes enunciados:

SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCION. Los candidatos para los puestos públicos deben ser residentes de la localidad. Soberanía de los Estados e independencia de los municipios. Equidad de las contribuciones. Fomento de la agricultura. Establecimiento de escuelas aun en las rancherías. Reducción del Ejército y que sea formado de voluntarios. Supresión de los monopolios del juego. Repatriación de los indios Yaquis. Abolición de la pena de muerte. Y especialmente que los funcionarios públicos sean responsables de sus actos oficiales. Y sobre todo:

SUBDIVISION DE LAS TIERRAS, esto último para acabar con la miseria del pueblo proletario.

Braulio Hernández, Cañón de Peguis, Chuchillo Parado, Distrito de Iturbide. Chihuahua, Enero de 1911.

Archivo Carlos A. Salas López, folder Partido Católico


AnteriorRegreso