©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1986

Julián Meza: Michel Tournier, La goutte d'or


Michel Tournier, La goutte d'or,París, Gallimard, 1985, 262 pp. (ISBN 2-07-070572-2)

La caligrafía tiene horror al vacío,

Tournier, p. 234.

Contra la pluma de Michel Tournier, la cámara fotográfica de la rubia surgida de la pluma del mismo Tournier captura, en un oasis, la imagen del joven pastor beréber, Idriss, que en el interior de la novela nunca es posible ver.

Contra la cámara fotográfica de la imagen rubia, la pluma de Tournier plasma, laboriosamente, una instantánea que se lee con fruición a lo largo de 262 páginas.

Tal vez en esta contraposición de imágenes se aloja todo el misterio de la última novela de Tournier: La goutte d'or (La gota de oro). Tal vez no es así.

Pero en todo caso, como de costumbre, lo primero que llama la atención en las novelas de Tournier es la voz de una sabiduría que, ahora a propósito del mundo islámico, se abre paso en un mar en el que únicamente parecen destacar los emires y los imanes enloquecidos y las turbulencias petroleras, y en el que, árabe o beréber, el musulmán sólo se desempeña como símbolo del Mal.

¿Por qué no podría existir --parece interrogarse e interrogarnos Michel Tournier-- un Cándido musulmán que entronca, más allá de los confines de Europa, con el Cándido de Voltaire o con el de Leonardo Sciascia, con un hombre-símbolo que parece a tal punto lo que es que no podemos entender lo que dice (Thomas Jefferson en el epígrafe a La goulte d'or) ¿O acaso sólo seremos capaces de entender lo que es sin que lo parezca?

1. Zett Zobeida o la gota de oro

2. Barbarroja o la realeza y el gobierno

3. El tubú o la astucia

4. Un dédalo de imágenes

5. La vida es imágenes

6. Un hombre sin palabras

7. En busca de la imagen perdida

8. Vuestra majestad, la imagen

9. La palabra, el silencio

10. La reina rubia


Siguiente