ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1986
* [Nota 13]

J. Mary, La Montreuse de Marionnettes (La titiritera), 3a. parte. cap. IV. Aunque es un personaje un tanto abandonado a continuación, se nos presenta al señor Parapet como a padre de nueve hijos. ¿Se debe a que es el esposo de una lánguida criolla? G. de Weede, La déshérité (La desheredada), cap. I.

El lo esencial los hijos de familias numerosas ofrecen algunas posibilidades dramáticas, intercambios criminales u otras variaciones teatrales: "--Debr haber, hay seguramente familias pobres y honorables que dejarían a uno de sus hijos accerder a la fortuna, que renunciarían a todo para siempre ¡con tal de que furse bien tratado! ¡Esto debe ser algo común! ¡Cuántas viudas o viudos están impedidos para educar a un hijo si tienen seis u ocho! No osan abandonarlo a la asistencia pública ¡pero estarían encantados de ser exonerados de ese fardo! J. de Gastyne, Le secret du condamné (El secreto del condenado).