ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1986
* [Nota 2]

Al seguir en esto a Bertillon los poblacionistas hicieron, en nombre de la moral, mucho ruido contra el folletín. Pero sus ataques sólo remedaban las expectativas, muy envejecidas, de los juristas y otros consejeros espirituales (por ejemplo: el caso Jobard: un asesinato en el teatro de los Celestins en Lyon, en 1852). Ya en 1842 el inevitable Mirecourt sermoneaba a los literatos. Cf. Le liutenant de la Minerve (El teniente de la Minerva)... Por, otra parte los periódicos populares reñían a menudo según este argumento de depravación moral: "Es con este tipo de iniciativas (rifas en beneficio de los niños pobres e incurables) y no con novelas de un gusto tan equívoco como la Résurrection de Rocambole (Resurrección de Rocambol) con lo que se inspira a las masas el amor a las virtudes de la familia y el respeto al hogar doméstico." Le Journal de la Semaine num. 597 del 23 de noviembre de 1865. A este respecto la lectura de L'Ouvrier es muy sintomática.