©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1986

Los jesuitas de Filipinas


La Provincia de la Compañía de Jesús de Filipinas nació de la Provincia de la Compañía de Jesús de Nueva España. Pero "conservó cierta dependencia y relaciones con la de México y siempre tuvo en el colegio de San Andrés de México su procuraduría. "Bastantes años antes de la expulsión (de los jesuitas en 1767) se hallaba el llamado Colegio de San Andrés ocupado por la Procuraduría de Filipinas y de las Misiones del Norte y luego... trabajaron allí los padres ocupados en la Casa de Ejercicios de Araceli".[Nota 44] O sea que los negocios de la lejana provincia filipina estuvieron siempre perfectamente atendidos en México. ¿Y el hospicio para alojar a los misioneros?

De la Compañía de jesús es de la única familia religiosa que no tenemos noticia que haya dedicado una institución o un edificio para hospedería de los misioneros. Hay cuentas y relaciones de su paso. Pero siempre aparecen hospedados en las casas de la provincia, especialmente en El Colegio de México o sea el Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo [Nota 45] (en cuya iglesia funcionó hasta hace pocos años la Hemeroteca Nacional) que estuvo situado al noreste de la zona central de la ciudad de México, conocida ahora como Centro histórico.

Un párrafo de la Crónica del padre Pedro de Rivas nos demuestra que el hospedaje siempre lo proporcionaron los jesuitas de México:"Luego que llegó a la provincia de México, donde todos los de la Compañía que pasan a Filipinas son hospedados como hermanos muy amados en Cristo, se dio a conocer el P. Juan de Bueras... hasta que se embarcó para Filipinas".[Nota 46]

En fin, la hospitalidad que en México se brindaba a los misioneros jesuitas que iban a Filipinas duró desde fines del siglo XVI, en que se erigió la semiprovincia de Filipinas, hasta la expulsión de esos religiosos de todos los reinos de España en 1767, y así es la primera orden que sufrió contrariedades en su labor misionera y en sus casas de México, como las sufrirían las demás en el siglo XIX.


AnteriorRegresoSiguiente