©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1986

6. Feminista y escritora


Por ser mujer y porque desde muy temprano vio las condiciones en que vivían muchas mujeres en todo el mundo, Simone aprovecha su preparación literaria y filosófica para tratar el problema de la mujer. El feminismo --dice-- no ha llegado al fondo del problema: la opresión a la que el hombre ha sometido a, la mujer. Y debe ser liberada ya que no es considerada como ser humano, sino que ha quedado relegada a un segundo plano --Segundo sexo--, ha sido reducida a objeto sexual para satisfacción del hombre. El --tema de la mujer aflora -- de una manera o de otra-- en toda la producción de Simone. Y protesta y grita porque quiere ver libre a la mujer. Ve como propio el problema de las demás.

Tres obras de Simone de Beauvoir destacan en la temática femenina: Les bouches inutiles (1945), Le deuxiéme sexe (1948-1949) y La femme rompue (1967). La primera es una obra de teatro --la única que publicó-- en la que el tema se reduce a que la mujer, relegada por el hombre a las funciones biológicas, es un estorbo, una boca inútil que hay que alimentar y que no produce nada culturalmente hablando. La segunda es un ensayo y es su mejor obra: "es el libro más importante entre los escritos en todos los tiempos sobre la mujer", Buytendift, La femme, 25 expresa que la mujer, oprimida por el hombre, ha vivido su condición de hembra como ser en dependencia, como segundo sexo. La tercera es una novela en la que describe a la --mujer resignada a cumplir sus papeles de esposa y de madre --es decir su femineidad--, pero al paso del tiempo advierte que todos sus esfuerzos y sacrificios no han servido de nada, que su vida al final se le rompe en mil pedazos: es una mujer rota.

El segundo sexo causó gran impresión, incluso escándalo. Ella dice: "Las derechas no podían sino detestar mi libro"; las izquierdas no aceptaban su tesis porque despreciaba la maternidad, proclamaba la libertad sexual, defendía el aborto. Por supuesto no faltaron personas, que acogieron bien el libro. Actualmente ese libro sigue conservando interés. Ya no escandaliza. Porque se comprende mejor el problema. Muchas mujeres han ido más allá que Simone. Pero a ella le corresponde el mérito de haber sido una de las primeras y, sobre todo, de haber tratado a fondo el tema y de manera coherente con su filosofía. Y dice. "A fin de cuentas, entre todos mis libros, éste,es el que me ha dado más satisfacciones." No quiere que la cuenten entre las feministas. Pero ayudó en gran manera a que las mujeres tomaran conciencia de su situación y lucharan por sus derechos.

Simone pretendió ser una gran escritora. Y lo fue. A sus grandes dotes se unió la mano experta de Sartre. Confiesa: "Era la primera vez en mi vida que me sentía intelectualmente dominada por alguno".[Nota 157] Su abundante obra literaria se puede catalogar así: 1) novelas: L'invitée (1943), --Le sang des autres (1945), Tous les hommes sont mortels (1946), Les mandarins (1954), Les belles images (1966), La femme rompue (1968); 12) ensayos: Pyrrhus et Cinéas (1944), Pour une morale de l'ambigüité (1947), L' Amérique au jour le jour (1948), L' existentialisme et la sagesse des nations (1948), Le deuxiéme sexe I y II (1948-1949), Privileges (1955), La longue marche (1957), La vieilleuse (1970); 3) memorias: Mémoires d'ú ne fille rangée (1958), La force de l'âge (1960), La force des choses I y II (1963), Une mort trés douce (1964), Toute compte fait (1972); 4) teatro: Les bouches inutiles (1945); 5) testimonios: Djamila Boupache (en colaboración con G.H., 1962), La cérémonie des adieux seguido de Entretiens avec Jean-Paul Sartre (1981).


AnteriorRegresoSiguiente