©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1986

El Hospicio de la Provincia de San Gregorio


De este hospicio sabemos poco, ni siquiera su nombre titular, pero sí que perteneció a la Provincia de San Gregorio de Franciscanos Descalzos de las Islas Filipinas. Su asiento primero (ca. 1576-1680) fue el llamado Hospicio de la Recolección de San Cosme y San Damián, al poniente de la ciudad de México, situado precisamente en la Ribera de San Cosme, que el pueblo siguió llamando "Los Descalzos Viejos". Después, en 1672 y 16 7 8, por excepción los religiosos dieguinos misioneros fueron a hospedarse a "San Agustín de las Cuevas" en unas casas y huerta de una señora viuda llamada doña Beatriz de Miranda, tía de fray Bartolomé de Miranda, un religioso de los más prominentes de la Provincia de San Diego de México.

De allí a poco, antes de 1682, año en que fray Bartolomé de Medina publicó su Crónica de la Provincia de San Diego de México, la viuda ofreció a ésta la huerta y las casas en donación. No la aceptó para sí, sino que la pidió para la de San Gregorio, en cuya propiedad quedaron. Fue así como se asentó el hospicio en las afueras de México, y pudo el cronista escribir que a Cuernavaca se llegaba "por el Pueblo de San Agustín de las Cuevas Convento de Religiosos de Nuestro Padre Santo Domingo de México, donde también hay Hospicio de los Religiosos Misioneros de la Provincia de San Gregorio de Filipinas".[Nota 34]

No ha sido posible la identificación del hospicio entre los edificios virreinales que subsisten en "San Agustín de las Cuevas" (Tlalpan) ni se puede asegurar si desapareció. La opinión más conocida, y aceptada por algunos franciscanistas, señala corrio asiento del hospicio la magnífica construcción conocida corrio la Casa de Moneda, situada en la calle de Moneda, números 11 y 13, esquina con Juárez. Dada su grandeza y prestancia fue palacio de gobierno de los poderes del Estado de México, cuando éstos residieron en Tlalpan; y fue declarada monumento nacional en 1932. [Nota 35]


AnteriorRegresoSiguiente