©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1986

Ultimos comentarios pragmatistas


Cuando su viejo amigo, después cuñado, Henry Castle persuadió a Mead de acompañarlo a estudiar a Harvard y tener la oportunidad de conocer el trabajo de William James, Mead no se impresionó mucho de la psicología y filosofía de James.

En aquel entonces sólo las clases de Royce impresionaron al joven estudiante de filosofía que pensaba que contenían "una textura de un libre fluir de ideas, abriendo la puerta a cuestiones más amplias sobre la naturaleza de la experiencia humana". (Schellenberg, 1978 p. 39). Sin embargo, muchos años después, al final de su carrera y de su vida, Mead se había establecido como una de las figuras centrales del movimiento pragmatista junto a sus maestros Royce y James, y a su amigo y colega Dewey.[Nota 29]

Como James, Mead tuvo mucha influencia del darwinismo. Como James, valoró la metodología científica y le dio un sitio preferencial en su pensamiento como contenido y principio organizador.

Según Mead, el surgimiento del pragmatismo se debió a la conjunción de dos desarrollos científicos: la psicología conductista y la metodología científica. La fundación conductual del pragmatismo viene de la teoría de la evolución biológica de Darwin. Fueron precisamente los Principles de James (1890) y el famoso artículo de Dewey (1896) sobre el arco reflejo los que atestiguaron y precipitaron el impacto del evolucionismo en psicología. Esta nueva aproximación a la psicología, eventualmente llamada "Funcionalismo", se transformó en una escuela de pensamiento establecida alrededor de la Universidad de Chiago donde Mead trabajó toda su vida. El trabajo de Mead llevó esta forma de estudio a la psicología social y, en consecuencia, "descubrió los méritos del conductivo, a pesar de que retuvo la concepción funcionalismo de la evolución, carácter y utilidad de la mente. El funcionalismo continuó el ataque sobre el atomismo psicológico empezado por William James" (Reck, 1964, p. XVII).

Reck describe a Mead como uno de los historiadores más perceptivos de su generación que pudo captar el significado del pragmatismo en su contexto histórico y social, dos elementos (historia y sociedad) de la teoría de la verdad de James. En un trabajo publicado en 1903, Mead ataca -con Kant- a las teorías empíricas del "Self" como la de James(Reck, p. i). En este artículo Mead comenta la pérdida de dignidad sufrida por el "yo" (entendido en términos de Mead como la parte original y creativa del "SeIf") en la psicología positivista de su tiempo. En cierta forma, pienso que esta crítica es la descripción de sus aspectos empíricos, pero se debe reconocer que James incorpora en su análisis los aspectos conscientes, mentales del "SeIf". Mead está en lo correcto al situar a James en la tradición empiricista[Nota 30] pero no creo que James se sintiera a gusto de ser puesto junto con los positivistas.

Una década después, Mead expuso en su "The Social SeIf" (1913) una mejor, más clara y precisa manera de entender su oposición alas teorías del "Self" como la de James. El "Self", decía, no puede aparecer en conciencia como un " yo". El "mi", por otro lado, es inconcebible sin un yo, un sujeto del cual puede ser un objeto (ver Reck, 1964, p. xxxi). En suma, lo que a Mead no gustaba de la teoría de James era su tono individualista, ignorando lo que lo social tiene de fundamental (foundational).


AnteriorRegresoSiguiente