©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1986

Madrigal apasionado


Quisiera estar en tus labios

Para apagarme en la nieve

De tus dientes.

Quisiera estar en tu pecho

Para en sangre deshacerme.

Quisiera en tu cabellera

De oro soñar para siempre.

Que tu corazón se hiciera

Tumba del mío doliente.

Que tu carne sea mi carne, Que mi frente sea tu frente.

Quisiera que toda mi alma.

Entrara en tu cuerpo breve.

Y ser yo tu pensamiento.

Y Ser Yo tu blanco veste.

Para hacer que te enamores.

De mí con pasión tan fuerte

Que te consumas buscándome.

Sin que jamás ya me encuentres.

Para que vayas gritando

Mi nombre hacia los ponientes,

Preguntando por mí al agua,

Bebiendo triste las hieles

Que antes dejó en el camino.

Mi corazón al quererte

Y yo mientras iré dentro

De tu cuerpo dulce y débil.

Siendo yo, mujer, tú misma

Y estando en ti para siempre.

Mientras tú en vano me buscas

Desde Oriente a Occidente.

Hasta que al fin nos quemara.

La llama gris de la muerte.


AnteriorRegreso