©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1986

Científico busca filósofo


El trabajo de los filósofos siempre ha influido en los científicos ima-ginativos, en especial en la época de las revoluciones científicas. Einstenio escribió que

El razonamiento que se requería para el descubrimiento de este punto central (el rechazo de la noción del tiempo absoluto) fue impulsado de manera decisiva, en mi caso, particularmente por la lectura de los es-critos filosóficos de David Hume y Ernest Mach.

La ciencia y la filosofía se están acercando una a la otra. Matemáticos, lógicos y científicos de la computación examinan los mismos textos, los cuales a menudo han sido escritos por, filósofos o exfilósofos. Economistas, filósofos y psicólogos estudian juntos las teorías del juego y la toma de decisiones. Los libros escritos por filósofos de la ciencia se encuentran ahora mucho más involucrados con la práctica de la ciencia que en el pasado.

Las semillas de este acercamiento fueron sembradas en 1951, cuando el filósofo de más influencia en los Estados Unidos, William van Orman Quine, de Harvard, publicó un texto llamado Dos dogmas del espiritismo. Quine argüye que el conocimiento es una malla sin cos-turas: la ciencia debería estar más directamente interesada en la ob-servación de lo que lo está la filosofía, pero la diferencia entre las dos disciplinas es sólo de grado. Quine atacaba a una escuela de filósofios alemanes y austríacos que sostenían que la filosofía y la ciencia eran diferentes, y que la filosofía era en gran medida redundante. Pero esa escuela, al insistir en que la ciencia podía responder cuestiones filosóficas, contribuyó a unir a la filosofía y la ciencia.

La ciencia de la computación forjó el eslabón. Los lenguajes de computación son los descendientes de los sistemas de la lógica simbólica que Bertrand Russell y Alfred Whitehead -filósofosmatemáticos influidos por un matemático alemán del siglo XIX lla-mado Gottlob Frege- ayudaron a establecerlos en Cambridge como la lingua franca de la filosofía en este siglo. Antes, al tomar un tomo de filosofía nos enfrentábamos a una serie aparentemente ininteligible de nombres abstractos, mientras que en la actualidad están llenos de acertijos matemáticos.

Los descubrimientos de los científicos que trabajan en el cam-po de la inteligencia artificial hacen que sea todavía más difícil sepa-rar la ciencia de la filosofía. Si las computadoras pueden pensar por sí mismas, ¿ cuál es la diferencia entre el hombre y la máquina?

Cuando John Passmore, historiador australiano de la filosofía, hizo un recuento de las dos últimas décadas en Recent Philosophers, se concretó a tratar sólo la filosofa del lenguaje y la anarquía creativa en la filosofía de la ciencia. Aunque como él mismo admite, bien pudo haberse centrado sólo en la epistemología (la teoría del conocimiento) o en la lógica. Los cuatro campos han cambiado rápidamen-te, a menudo en formas que difícilmente hubieran sido comprendidas por un filósofo a la manera antigua.


AnteriorRegresoSiguiente