ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1987
* [Nota 55]

CL J. de Santo Tomás, Compendio de lógica, cap. 14; intr. y trad. de M. Bcuchot, México: UNAM, 1984. Juan de Santo Tomás parte de que la equivocidad puede darse en los términos o en las oraciones. Si se da en los términos, puede tratarse de la falacia de equívoco propiamente dicha, la de acento o la de figura de dicción. Ellas se darían por equívoco en el término simple, y, por tanto, quedan reducidas a la falacia de equívoco o de ambigüedad. Si el equivoco se da en las oraciones completas, puede tratarse de la falacia de anfibología, de composición o de división. También ellas se dan por equívoco, por lo que también se reducen a dicha falacia. Y, así, todas las falacias lingüísticas --según Juan de Santo Tomás-- quedan reducidas a la falacia de equívoco