©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1987

Primera edad


La pintura fue para Varas la primera de las artes que se emancipó de la "barbarie". Cimabue, si bien siguió el arte de los pintores griegos (bizantinos) llegados a Florencia, ayudó a la perfección del arte con su dibujo y su colorido, con el mejoramiento de la invención y el uso de una bella maniera en las actitudes. ---Es decir, Cimabue logró romper el convencionalismo pictórico bizantino: las actitudes hieráticas de las figuras, el uso de líneas y perfiles, orientándose hacia una pintura más viva y natural. Es importante destacar cómo todos los rasgos que emplea para rechazar el arte bizantino --morbidez, caída de los paños, belleza del disegno y del colorido-- son propios del siglo XVI.

Niccola Pisano, superando en la escultura la vecchia maniera greca, tosca y desproporcionada de los bizantinos, dio a sus figuras una mejor actitud y una mejor invención. Sus conquistas en el dibujo fueron sin embargo parciales; a sus obras faltó un dibujo correcto y cierta facilidad.

Vasari admira Santa Ma. de las Flores y la Santa Croce, construidas por Arnolfo di Cambio, y a quien llama todavía "Arnolfo Tedesco", por la grandeza de su construcción y por su solidez, con lo cual marcó a quienes le siguieron la ruta de la perfección.

Giotto, ayudado por un don divino, es quien revela la verdad en la arquitectura, en la escultura y la pintura, extendiéndose su arte a todas partes de Italia. Giotto, al restaurar el naturalismo en la pintura, rompió definitivamente con el arte bizantino (o vecchia maniera greca). Varas recoge las ideas ya apuntadas por Dante, Petrarca, Bocaccio, Villani, Cennini, Ghiberti y Landino, y en el Proemio a la segunda parte nos dice que Giotto dio a sus figuras mejores actitudes, mayor expresión a sus rostros, pliegues más naturales, realizó los primeros trazos en la perspectiva, cierta morbidez y expresión de sentimientos, conjunto de rasgos que se oponen enteramente a las características del arte bizantino. Aunque en la pintura de Giotto subsisten algunos rasgos de la pintura bizantina como el contorno de los ojos, de las barbas, el color azul y el color oro, Varasi considera que Giotto ha encontrado una nueva vía.

En la arquitectura sin embargo, no reconoció a Giotto la misma importancia que en la pintura. Sólo señala que para el campanario de Santa Ma. de las Flores, concebido en maniera tedesca, Giotto dibujó los motivos ornamentales y distribuyó en el modelo los colores rojo, blanco y negro en todos los lugares en que iban las piedras y los frisos, con mucha habilidad.El campanario tuvo por base un cuadrado perfecto. Vasari atribuyó a la diligencia y minuciosidad de Giotto en la ornamentación del campanario, lo que en realidad es el principio constructivo del gótico: la geometría. Respecto a la escultura sólo nos dice que fue su dibujo el que marcó una nueva influencia en la escultura que habría de seguirle.

Vasari considera que aun cuando la arquitectura ha progresado, el orden, la regla, la simetría, no han alcanzado las exigencias del arte, ya que todavía los elementos son mezclados al azar, faltando invención y proporciones debidas.

Este renacimiento se continúa con Giovanni y Niccola Pisano, Ambrogio y Pietro Lorenzetti, Duccio, Andrea Pisano, Pietro Cavallini, Andrea Orcagna y Lorenzo di Bicci. Ellos ayudaron a liberar al arte de los convencionalismos de la época anterior. El vértice de esta maniera, es decir la perfección que ella podría alcanzar, fue lograda por Giotto, lo que lo coloca entre los mayores artistas de todos los tiempos, aun cuando desde el punto de vista de la técnica haya tenido sus limitaciones.


AnteriorRegresoSiguiente