©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1987

Dos siglos de flores y espinas


Como dice Octavio Paz, "La arquitectura es el riesgo insobornable de la historia " . Así, las pinturas y las bóvedas del Templo de Jesús Nazareno y de sus Capillas, junto con los corredores dee la Santa Casa de Ejercicios Esprituales, son el espacio interno de Atotonilco y de su microhistoria. Se trata del recinto que se levanta en medio del parámo desierto, rodeado de lomeríos espinosos y ojos de agua termales, que ha visto desfilar ejércitos insurgentes, hordas revolucionarias, tropas de Jesús y tandas de ejercitantes. Es además, el espacio levantado por el P. Alfaro como nido de virtud y recogimiento, repleto de pinturas y de versos, que se contraponen con los vicios y desenfrenos que él mismo censuraba.

Se trata de un espacio interno que se presenta como dualidad, en donde se encuentra la magia del santuario y radica el encanto de la microhistoria de Atotonilco. Por un lado están los murales con sus oraciones y, por el otro, los corredores con las huellas de sus flagelaciones. Por un lado están las flores de sus capillas y, por el otro, las espinas de los ejercicios esprrituales . Hay una dualidad en los ecos del barraco atotonilquense y los lamentos de los arrepentidos.

De esta manera la microhistoria de Atotonilco requiere de la biografía de las Capillas y de la Casa de Ejercios, de un panorama de las pinturas y esculturas que decoran el lugar, integrado las anécdotas monumentales y de bronce que le han dado fama junto con las sapariciones de cuadros, copones y demás; así como una revisión de los ejercicios, sus horarios y sus antecedentes, su organización y su condición .

La microinvestigación mide en octosílabos los

Porque las flores terrenas no roben más mis amoressigo tal lirio entre penasque de espinas hace flores y de espinas azucenas

que dejo plasmados el P. Alfaro y conoce los alegatos y las actas en donde consta que luego de la revolufia desaparecieron pinturas y escoltas.

El recorrido por las capillas, cuyas bóvedas guardan los vuelos de los ángeles y los trompetazos de los arcángeles, lleva a la microhistoria a conocer el santuario a través de infiernos pintados para los condenados mientras los santos reposan ya en sus nichos. Pero los pasos por los corredores ensagrentados de la Casa de los Ejercicios llevan a la microhistoria de Atotonnilco a buscar también.


AnteriorRegresoSiguiente