©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1987

Krauze liberal.


Krauze liberal. Que el libro de Krauze es un escrito --o colección de escritos-- liberal(es) puede verse en primer lugar, porque ejerce una libertad ciudadana: observar la vida política de su país y opinar acerca de ella. También, ejerce una libertad que le da su calidad de intelectual: articular de la mejor manera posible su posicion con respecto a algún problema nacional y mostrar qué tanto explica de esa realidad. Por último, ejerce una libertad en su quehacer profesional: somete a nuestra consideración su ejercicio historiográfico, su punto de vista con respecto a cómo es que llegamos a la situación actual y qué es lo que podemos esperar en un futuro cercano.

Sin embargo, Krauze es liberal, también, porque pertenece a una tradición de pensadores que están convencidos que los riesgos de la apertura democrática son muchos pero "que la libertad es más importante que la igualdad; que el intento de realizar la igualdad pone en peligro la libertad, y que si se pierde la libertad, ni siquiera habrá igualdad entre los no libres".[Nota 93] He ahí la razón para no "adjetivar" a la democracia antes de la apertura plural.

Por último, Krauze es liberal porque a quien admira y de quien ha aprendido están ubicados en la tradición conocida como Liberalismo Mexicano: Reyes Heroles, Cosío Villegas y el mismo Octavio Paz. Es precisamente el primero de los tres Maestros que nos ayuda a ubicar el trabajo del autor en el contexto mexicano: ( ... ) "un liberalismo igualitario, de esencia democrática, que también postula como valor fundamental las libertades espirituales y políticas del hombre y considera que éstas se afirman en la medida en que se avanza en el camino de la democracia y la igualdad ( ... ) A la postre, triunfa (en el siglo pasado en nuestro país) el liberalismo democrático e igualitario. Por ello, desde nuestra primera Constitución, la de 1824, se establece la igualdad ante la ley, la igualdad formal y si algún documento está imbuido de un sólido radicalismo social igualitario es la Constitución de Apatzingán, de 1814, que va a ser mucho tiempo el hilo conductor de nuestros afanes sociales".[Nota 94]


AnteriorRegresoSiguiente