©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1987

IV. Amenazas a la profecía política: Dos dogmas para adjetivar a la democracia: igualdad y libertad.


Uno de los riesgos más peligrosos a nivel político es transformar un concepto o categoría de análisis en un fin en sí mismo. Los excesos de este ejercicio crean dogmas. La consecuencia dogma a nivel de organización es el colectivismo o totalitarismo: la colectividad se tiene que adscribir a la concepción o convicción o aspiración de un pequeño grupo dirigente; o bien, una concepción o convicción o aspiración se vuelve La Concepción, la Convicción, La Aspiración. En cualquier caso, la libertad o la igualdad tomados como dogmas generan gobiernos perversos: la libertad hecha dogma genera el fascismo (el ejercicio de libertad de unos oprime de manera igualitaria a los más); la igualdad dogmatizada genera el totalitarismo de izquierda (unos más iguales que otros se sienten en el derecho de dirigir u orientar la libertad de la mayoría).11 equilibrio entre estos dos conceptos es fragilísimo sobre todo en regiones donde no se ha tenido una gran tradición democrática. De hecho, e irónicamente, los gobiernos que han transformado en dogma a estos conceptos están convencidos (y algunos de manera sincera),[Nota 95] que defienden, promueven y aseguran la democracia. Así como en ciencia el éxito de una teoría no está asegurado, en política no hay sistema que asegura un equilibrio entre igualdad y libertad. Es por ello que la discusión racional y crítica es posible y deseable en ambos ámbitos Lo que sí es un hecho es que una disciplina científica y un sistema político al prohibir el ejercicio de la discusión y la crítica aseguran su deterioro.


AnteriorRegresoSiguiente