©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1987

Fantasmagorías


En la imaginación de Cardoza danzan las figuras de sus amigos. El río es también una hermosa colección de retratos: Villaurrutia, Novo, Pellicer, Torri, Agustín Lazo, Alfonso Reyes, José Vasconcelos, Rivera, Orozco, Siqueiros, Tamayo, Ramón Gómez de la Serna, García Lorca, Cernuda, Frida Kalho, André Breton, Octavio Paz, Jacobo Arbenz, Lázaro Cárdenas... Basta recorrer las 34 páginas del "Indice onomástico" para cerciorarse de que la vida de Cardoza es también la vida de los otros, de sus amigos y de sus detractores, de una colectividad en cuyo seno creó y animé. El río es entonces también un acierto colectivo y público, un homenaje a la amistad y la convivencia, la erección de una torre solitaria que supo hacerse de las mejores compañías.

Cardoza exclama una vez y otra: ¡viva la vida! El río es la furia de ese grito, la concentración del alarido, la dolorosa felicidad siempre perseguida. Es --como en mi amoroso Avebedario-- la obra que huye de la perfección sólo para toparse con ella fatalmente.

ENRIQUE MERCADO


AnteriorRegreso