©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1987

Eduardo García Correa: Robert M. Solow, Economic history and Economics


'Economic History and Economics' por Robert M. Solow. American Economic Review, Mayo 1985. Vol. 75 No. 2.

Con un estilo ligero y en ciertos puntos cómico, Robert M. Solow define lo que bajo su visión deberían ser la economía y la historia económica. Así, sugiere que los caminos seguidos por ambas ramas en la actualidad han provocado que a la teoría económica de nada sirva la historia económica y que a esta última, si bien por un lado la enriquece la teoría económica, por otro lado la corrompe.

Y se detiene para explicar lo que él entiende por ciencia económica, criticando con ironía la pretendida idea de la economía como una ciencia exacta. Propone un acercamiento más modesto, en donde la idea de un modelo universal y válido para todo el mundo se elimine. El alcance y la ambición de los modelos económicos, comenta, se ha extendido demasiado, dejando en el olvido las contingencias particulares de cada sociedad. Para él un economista consciente es aquél que para diferentes circunstancias distingue diferentes supuestos y diferentes modelos.

La historia económica actual para Solow tampoco está muy alejada M esquema en el que se ha sumergido la teoría. ¿Por qué debo creer resultados para el siglo XVIII si esos mismos resultados, con cifras mejores, no los creo ni para el siglo XX? Él quehacer de la historia económica está en observar, con sensibilidad, los esquemas de valores, los hábitos y las estructuras de las distintas sociedades en sus distintas épocas, y con ello poder decir si la teoría es aplicable en otros tiempos y para otros espacios.

Si tanto la economía y la historia económica hiciesen el papel descrito, con precisión, quedaría en claro lo que cada una de ellas tiene que ofrecer a la otra. Modelar con sensibilidad el contexto social es la clase de ayuda interpretativa que el historiador económico necesita, mientras que la historia económica puede ampliar el rango de observaciones entre el comportamiento económico y las instituciones sociales, tan necesario para el teórico. Y no sólo lo anterior, sino que también, como dice Solow, sería más divertido leer sobre economía.

EDUARDO GARCIA CORREA