©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1987

De Saint-John Perse a René Char


Char, vos acorralastéis al relámpago en el nido, y sobre el relámpago fraguáis.

Al acercarse el poeta, los dioses se ponen una máscara, y sus caminos son obscuros. Pero vos nunca os habéis repuesto de que cruzara vuestro rostro el soplo de lo Inasible.

Entre la muchedumbre de alforjeros, traperos y lavadores de oro que detentan entre sí, como cotización mobiliaria, la de los valores literarios, marcháis a paso largo hacia vuestras lejanas postas, sabiendo sobre qué piedras al desnudo fue plantado, por momentos, el laúd del Extranjero,

Y qué grato sería, entre poetas, saberos allí, sin otra señal electiva que ese relámpago en la frente. Y vuestros predecesores os sabrían satisfecho de mantener en alto y en firme la antorcha del atleta en camino, sabiendo en qué lindero de Francia habíais amanecido cierto día: solo y libre, con el canto por demás sobrio de la oropéndola.

Para vos, Char, mi recuerdo afectuoso, mi confianza afectuosa.

Saint-John Perse


AnteriorRegresoSiguiente