©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1987

1. El individualismo metodológico según J. Elster


[Nota 2]

El individualismo metodológico es la doctrina que sostiene que todos los fenómenos sociales -su estructura y sus cambios- son en principio explicables por elementos individuales, es decir por las propiedades de los individuos tales como sus metas, sus creencias y sus acciones. Obviamente para lograr esta clase de explicaciones tenemos que llevar a cabo cierto reduccionismo. Si pasamos del estudio de una institución social o de ciertos patrones de conducta agregativa, realizamos la misma actividad que cuando pasamos, por ejemplo, del estudio de las células a las moléculas.

La racionalidad del reduccionismo se explica de la siguiente manera: como la meta de la ciencia es explicar por medio de leyes, es necesario reducir tanto como sea posible, el "lapso de tiempo" entre el "explanans" y el "explanandum", entre la causa y el efecto con el objeto de evitar explicaciones espúreas.

Una explicación espúrea puede darse por dos razones: 1) cuando una variable, no tomada en consideración, genera tanto la causa aparente como el efecto aparente; 2) cuando el efecto surge por una causa que toma el lugar de la causa que aparece en la ley.

Los riesgos se reducen si logramos establecer una cadena continua de causas y efectos, esto es cuando reducimos el lapso de tiempo entre el explanans y el explanandum.

El reduccionismo, considerado bajo esta perspectiva, no es un fin en sí mismo sino un medio tanto para dar una explicación más detallada, como para lograr comprender mejor qué sucede cuando pasamos de lo macro a lo micro y de lapsos de tiempo más breves a más largos.

Explicar, según esta versión del individualismo metodológico, es poseer un mecanismo para abrir la "caja negra" y mostrar las tuercas, los cerrojos, los eslabones, los engranajes, los deseos y las creencias que generan las acciones cuyas consecuencias van a incorporarse en un patrón agregativo.

Elster caracteriza al individualismo metodológico de la siguiente manera:

1. No presupone el egoísmo, ni siquiera la racionalidad de las acciones individuales.

Para explicar la conducta individual se parte de esas características pero como una consideración metodológica y no como una asunción acerca de la naturaleza humana. Es más, actualmente existe una amplia bibliografía sobre la relación entre el altruismo y la racionalidad ya que el egoísmo no explica ni la racionalidad de las acciones colectivas, tal y como lo demuestra el Dilema del Prisionero, ni la participación de los agentes para la obtención de los bienes públicos, tal como lo demuestra el problema del gorrón[Nota 3].

2. El individualismo metodológico sólo se sostiene en contextos extencionales. Cuando las entidades agregadas aparecen en contextos intencionales no pueden ser reducidas a entidades individuales. Las personas a veces tienen creencias acerca de entidades supraindividuales que no pueden ser reducidas a creencias individuales. Por ejemplo, no podemos reducir la proposición: "El equipo tricolor tiene mucho corazón y en la cancha lo demostrará" a los deseos de vencer que tiene cada uno de los jugadores.

Podemos decir, a grosso modo, que un contexto extencional es aquél en el que se da un intercambio en las variables "salva veritate"[Nota 4], lo que significa que podemos sustituir unas variables por otras y la relación entre ellas sigue siendo verdadera.

3. Existen ciertas propiedades en los individuos como por ejemplo "el ser poderoso" expresados por términos relacionales de tal manera que una descripción cuidadosa de esta característica en un individuo nos remite necesariamente, a otro.

4. La convivencia de la reducción no debe de cegarnos acerca del peligro de un reduccionismo prematuro.

Existe el peligro de querer explicar los fenómenos sociales complejos en términos de motivaciones y creencias individuales, lo que puede originar explicaciones arbitrarias.

Ahora bien, es necesario comentar que el individualismo metodológico utiliza las explicaciones intencionales para dar cuenta de los fenómenos individuales. El explananda de las explicaciones intencionales está formado por las acciones individuales de los agentes. Una acción colectiva puede ser explicada si distribuimos los propósitos y las metas del grupo en cada uno de los agentes. Lo importante de las explicaciones intencionales es la especificación de la meta, es decir la especificación del estado de cosas que el grupo desea y por el que la acción se lleva a cabo.

Las explicaciones intencionales más desarrolladas son las que da la teoría de la elección racional.[Nota 5]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente