©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1987

3. Un Ejemplo en la Economía: "La Teoría del Capital Humano"


La teoría del capital humano según Mark Blaug[Nota 7] fue anunciada hace más de veinte años por Theodore Schultz. Sin embargo podemos decir que su nacimiento efectivo se produjo dos años más tarde cuando el Journal of Political Economy en 1962, publicó un suplemento sobre "La Inversión en Seres Humanos". Este volumen incluía, entre otros, los capítulos preliminares de la monografía "Human Capital"[Nota 8] publicada en 1964 por Gary Becker que desde entonces se ha convertido en un punto obligado de referencia en este tema.

El punto medular de la teoría del capital humano consiste en pensar que las personas gastan en sí mismas de formas diversas y que no sólo buscan una satisfacción presente sino también un rendimiento en el futuro, sea este pecunario o no pecunario.

Las personas adquieren, por ejemplo, cuidados sanitarios, compran voluntariamente educación, gastan tiempo buscando empleo, compran información acerca de las oportunidades del empleo, emigran buscando mejores oportunidades de empleo, etc. Estos fenómenos pueden ser considerados como gastos de inversión más que como gastos de consumo, independientemente de que las realicen los individuos en beneficio propio o de que las realice la sociedad en beneficio de sus miembros.

Lo que une a los fenómenos vistos anteriormente es que sea quien sea el agente que tome las decisiones, éste está considerando al futuro como una justificación racional para llevar a cabo las acciones presentes.

Quizá donde aparece el planteamiento de Becker con más claridad es en el artículo llamado "The Economic Approach to Human Behavior"[Nota 9]

Según Becker, lo que distingue a la economía de otras ciencias sociales no es tanto el objeto propio sino su acercamiento.

La característica específica del acercamiento económico radica en asumir que, un gobierno, un individuo, una firma o un sindicato asume explícita y extensivamente una conducta maximizadora con el objeto de lograr más utilidad o una función de bienestar mayor.

El acercamiento económico asume, también, la existencia de mercados que eficientemente coordinan las acciones de los participantes de tal manera que su conducta sea consistente.

Según Becker como los economistas no tienen mucho que decir acerca de la formación de preferencias se asume que éstas no cambian ni con el tiempo, ni entre las personas, da igual que estas sean pobres o ricas o que pertenezcan a culturas o sociedades distintas.

Con esta tesis Becker elimina el problema de buscar una justificación -para preferir una acción o un estado de cosas que se da en un futuro remoto más que en uno próximo.

Sin embargo, la teoría del Capital Humano contiene todos los elementos de la teoría de la elección racional. Los precios y otros instrumentos de mercado distribuyen los recursos escasos de una sociedad mostrando qué es lo que es factible elegir, permitiendo que las personas formen ciertas creencias y restrinjan sus deseos.

Ahora bien, las preferencias que determinan las elecciones no se refieren exclusivamente a bienes y servicios de mercados tales como manzanas, automóviles y cuidados médicos, sino a los objetos de elección que estos bienes y servicios representan y que son producidos por cada uno de los agentes.

Los objetos de elección, que dichos bienes representan, están relacionados con aspectos fundamentales de la vida tal como el placer sensual, la vida, la benevolencia, la envidia, etc. y no siempre tienen una relación estable con los bienes y servicios del mercado.

El núcleo del programa de investigación de la Teoría del Capital Humano está formado por la conducta maximizadora, por el equilibrio del mercado, que nos da información y por la asunción de la estabilidad de las preferencias.

Según Becker el acercamiento económico no se restringe a los bienes materiales ni, exclusivamente, al sector del mercado. Los precios pueden referirse al "dinero" si hablamos del mercado y a la "sombra" si hablamos fuera del mercado. Estos precios miden el costo de oportunidad en el uso de los recursos escasos.

El acercamiento económico no asume que todos los participantes en el mercado, tienen necesariamente una información completa o que realizan transacciones sin costo alguno. Es importante distinguir entre una transacción costosa y una conducta irracional. De acuerdo con Becker y con cualquier teórico de la elección racional, es necesario saber cuándo ya no es posible seguir recogiendo información. Por eso es necesario desarrollar una teoría de la acumulación óptima o racional de la información costosa, teoría que contemple la idea de invertir más cuando se trata de obtener una decisión "mayor". Por ejemplo, probablemente necesitamos más información si tenemos que decidir si nos casamos o no o con quien, que si tenemos que decidir si compramos o no una casa.

La teoría del Capital Humano no asume, por supuesto, que los agentes que toman las decisiones son necesariamente conscientes del esfuerzo por maximizar, tampoco asume que los agentes puedan verbalizar o describir de una manera precisa las razones que tienen para actuar de una manera determinada. Sólo asume que el acercamiento económico es comprehensivo y aplicable a toda la conducta humana, ya sea que dicha conducta se refiera a precios en el mercado, a precios "sombra", a decisiones que se repiten o que son poco frecuentes, a decisiones pequeñas o grandes, a fines emotivos o económicos, a decisiones tomadas por personas pobres o ricas, por hombres o por mujeres, por adultos o por niños, etc.

Quizá uno de los ejemplos más representativos de la Teoría del Capital Humano, se encuentra en la explicación que da Becker del matrimonio y del divorcios.[Nota 10] De acuerdo con este acercamiento, una persona decide casarse cuando la utilidad esperada del matrimonio excede a la utilidad de quedarse soltero o a la utilidad de buscar una pareja mejor. Así, una persona casada termina su matrimonio cuando la utilidad anticipada de regresar a la soltería, o de casarse con otra persona, excede a la pérdida de utilidad de la separación, incluyendo las pérdidas que se dan por asuntos como la separación física de los hijos, por el pago de cuotas legales, etc. ya que muchas personas buscan parejas, el mercado de matrimonios puede existir.

Becker afirma que la conducta humana no está dividida en compartimientos de tal manera que algunas veces se explique como capaz de maximizar y otras como incapaz de hacerlo; que a veces se explique como motivada por preferencias estables y a veces por preferencias volátiles; a veces como resultado de una acumulación óptima de información y a veces como carente de esa información. Toda la conducta humana puede ser vista como un grupo de acciones que se explican, por los deseos y las creencias de los participantes, por la maximización de un grupo estable de preferencias y por la acumulación "racional" de información.

Según Becker, si el argumento central de la teoría del Capital Humano es correcto, el acercamiento económico provee una red para comprender la conducta humana, tal y como lo desearon Bentham, Comte y Marx.

Imaginemos una explicación del juicio de Paris a la manera de Gary Becker.

Hallándose los dioses reunidos para celebrar la boda de Tertis y Peleo, Eride (la discordia) arrojó en medio de ellos una manzana de oro con la consigna de que debía ser otorgada a la más hermosa de las tres diosas: Atenea, Hera y Afrodita. Debido a que no hubo acuerdo entre los dioses, pues ninguno quería pronunciarse en favor de una de las tres divinidades, Zeus encargó a Hermes que llevase a Hera, a Atenea y a Afrodita al monte Ida para que Paris fallase el pleito. Las tres diosas defendieron su causa ante él, prometiéndole tanto su protección, como ciertos dones si fallaba en su favor. Hera se comprometió a darle el imperio de Asia; Atenea le ofreció la virtud de la prudencia y le aseguró la victoria en todos los combates; Afrodita se limitó a ofrecerle el amor de Elena, la mujer más bella de la tierra. Paris decidió que Afrodita era la más hermosa después de haber hecho el siguiente cálculo: si, en principio, las tres ofrecen la misma utilidad, tras un momento de reflexión, Paris puede darse cuenta de que el valor de Atenea se reduce ya que no hay ninguna garantía de que cumpla su promesa. La utilidad de Hera es mayor porque enemistarse con ella es muy costoso; sin embargo, a Paris no le es atractivo el ser el dueño de Asia. Seguramente Afrodita es la que más utilidades conservó aún después de haber descontado el costo del enojo de Hera y de Atenea. Por eso fue la elegida.

En este ejemplo vemos muy claramente la relevancia de la información. Probablemente Paris al realizar su elección ignoraba que Elena era una mujer casada y que su amor por ella desencadenaría la guerra de Troya.[Nota 11]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente