©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1987

1.Invitación al gozo


INVITACION al gozo quieren ser estas palabras, que tratarán de enlazar, en un acercamiento al microcosmos que fue la vida novohispana de la segunda mitad del siglo XVII, una labor gigantesca en el campo de las letras -la de Sor Juana Inés de la Cruz- y un punto minúsculo dentro de ella: el tema de San Pedro, más central de lo que pudiera parecer en una cultura en la que lo cotidiano y familiar se entretejía más fácilmente que hoy con lo serio y sublime.

La vida colonial puede ser observada desde muy distintos puntos de vista, y quienes de unos años para acá han venido poniéndole adjetivos, muchas veces sin apreciación real y profunda, han ido prodigándolos no muy positivos ni afectuosos: una sociedad reprimida, una alternancia de frustraciones y miedos, una opresión persistente de las conciencias... en pocas palabras, un momento triste y oscuro del que ha sido mejor salir.

Lejos de mí está aplicar sin crítica el "todo tiempo pasado fue mejor" para calificar ese "teatro mexicano" colonial donde se desarrollaban sucesos, se charlaba, se enseñaba se aprendía y se amaba, pero también está lejos la concordancia con quienes sólo pueden ver males y negruras en esa etapa no tan lejana de nosotros como a veces sentimos: tres siglos en la existencia de una nación y sobre todo de la humanidad son apenas un leve suspiro. La Nueva España nos pertenece tanto, nos es tan íntima a nuestros quereres, y búsquedas, como la herencia prehispánica.

El tema de estas líneas -que bien podría titularse por sus límites tan pequeños un microtema- nos permitirá apreciar una muestra sencilla y en instantes exquisita de lo que la agudeza del ingenio, la inspiración de una mujer sin par y la apertura de todos a lo que trasciende la realidad humana pudo lograr. Para utilizar un símil de la arquitectura, apreciaremos una moldura, un capitel, un solo friso, de un enorme retablo barroco. La palabra adquiere alas cuando se hace poesía y la poesía es siempre dintel de lo divino. Sor Juana nos hace pasar por él con el gozo de quien tiene en la mano más respuestas que preguntas, más esperanza que quebrantos, más luz que tinieblas. Este tema pequeño, pero inspirador como una aldea remota o una flor silvestre, nos abrirá la puerta de la maravilla toda del Universo. Pensando se resuelven problemas, admirando se ama.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente