©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1987

3.La Catedral Iluminada


[Nota 12]

La luz ha acompañado desde la más remota antigüedad el culto religioso. Se iluminaban de fuego las noches mayas, las "teorías" éticas se poblaban de antorchas encendidas en el camino a los templos, en la costa bizantina del Adriático italiano brillaba como un ascua de oro San Apolinar "in Classe" cuando en ella se celebraba la Eucaristía con la multitud de luces en el altar, de velas en las manos de los fieles... Así brillaron también las catedrales mexicanas, festivas y alborozadas en cantidad de ocasiones.

Esta luz se acompañaba del canto y éste recibía siempre su poder y su encanto de la poesía, que bien puede ser grave y llena de seriedad o saltarina y gozosa, casi irreverente.

Contra lo que pudiera pensarse, la transmisión de un mensaje vivo y alegre no era ajeno a nuestras Catedrales, y un ejemplo fueron los "villancicos", composiciones de carácter aldeano, pastoril, que se intercalaban con los salmos y las lecturas bíblicas de los maitines, o rezo del oficio nocturno. Méndez Plancarte los describe como "ciertos sonecillos de infantil alborozo y gracia folklórica"[Nota 13], profundos en su mensaje, pero especialísimos en su expresión. Vaya una muestra, de estos versos de Sor Juana que, acompañados de música que hoy llamaríamos "afroantillana" fueron cantados en la solemnidad de la Inmaculada Concepción en la Catedral de México en 1676. Finge un diálogo entre un negrito y la música castellana:

"Acá tamo tolo

Zambio, lela, lela

que tambié sabemo

cantaye las Leina.

¿Quién es? - Un negliyo.

- ¡Vaya, vaya, fuera,

que en fiesta de luces,

toda de purezas,

no es bien se permita haya cosa negra!

-Aunque Neglo, blanco

somo, lela, lela,

que il alma rivota blanca sá, no prieta... "[Nota 14]

Algunas veces el villancico es culto y el tallado del verso pulido y fino, como en éste, también de la musa mexicana cantado en la misma Catedral Metropolitana en 1686, durante la festividad de la Asunción.

"Sube al cielo gloriosa

en el Solio de luces argentado,

la Virgen más graciosa

que absorto mira el escuadrón alado,

pues el blando Favonio con que vuela

mide ligero cuanto Apolo anhela...

... Ya del carro brillante

deshecha en ojos una y otra rueda,

de hito en hito constante

mira al rostro de la que mejor Leda

el pecho roba al Jove más Sagrado,

que en Ella su poder tanto ha mostrado-[Nota 15].

El juego entre la luz y la sombra, lo transparente y lo tenebroso, está presente en ambos ejemplos, ecos del mensaje evangélico y del triunfo de la Luz sobre las tinieblas en el mundo y en el corazón del hombre: "Dios es luz, en El no hay tiniebla alguna" (1, Jn, 15): "Ustedes son hijos de luz e hijos del día" (1,Tes, 5,5).

Los villancicos novohispanos son, para Don Marcelino Menéndez y Pelayo, "Un curioso documento para la historia de las costumbres coloniales" y, me parece, son indicios con su fusión de estilos y de procederes según las distintas razas y culturas que se entremezclaban en el México de entonces, de una fusión social más amplia y real de lo que se expresa tantas veces.

En las Catedrales era el pueblo el que participaba, pueblo formado, en el caso de la ciudad de México, por los mestizos de la Candelaria de los Patos, por los indígenas de Tlatelolco y también por la Audiencia, el Protomedicato y la Universidad. No la tradición católica, sino el jansenismo y la "Ilustración" apagaron las lunes, aristocratizaron el saber y consideraron menos propia la convivencia social entre las clases.

Excepto uno, el primero y especie de síntesis del material, todos los textos de Sor Juana a los que aquí haré referencia, pertenecen a este género, peculiar y digno de conocimiento, del villancico. Sólo abriré un postigo, para asomarnos a los de San Pedro: la apertura de la puerta mayor nos llevaría a un mundo todavía sin explorar. Alfonso Méndez Plancarte inició sin duda esta exploración en 1952 en sus eruditas notas a las Obras Completas de la poetisa; merece ser continuada y ojalá algún día alguien lo haga; será un bien para todos.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente