©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1988

CRISTIANISMO E HISTORIA: A PROPÓSITO DE MARAVALL

Author: Herón Pérez


Luego de veinte años de aparecida la primera, reaparece en segunda edición la importante obra de José Antonio Maravall, Antiguos y modernos, ahora bajo el prestigiado auspicio de la madrileña Alianza Editorial.[Nota 1] Maravall tenía a esas horas, más de un cuarto de siglo rondando en torno a la modernidad como aspiración de la cultura occidental. En palabras suyas, Antiguos y modernos afronta la cuestión

de cómo los europeos habían vivido el paso del tiempo, la marcha de la historia y, después, cómo se desarrolló en ellos una teoría o interpretación intelectual de los hechos históricos que ha venido intentando organizar la sucesión de los mismos bajo el esquema de la idea de progreso.[Nota 2]

Este "esquema de la idea de progreso" es buscado afanosamente por Maravall con una ejemplar disciplina que escudriña sus modelos en riguroso orden cronológico. Empezando por la "antigüedad clásica" el autor, como en una máquina del tiempo, recorre período a período el devenir de la historia occidental en busca de testigos inconformes cuya mirada esté puesta en el futuro y los mueva el afán de modificar el status quo.

Antiguos y modernos se divide en cuatro partes y una conclusión: "la estimación de lo nuevo" (parte primera), "las bases de una herencia cultural, hacia una visión dinámica de la historia" (parte segunda), "factores ideológicos de la conciencia de progreso en el renacimiento" (parte tercera) y, finalmente, "los sectores de avance de la cultura según el pensamiento del hombre moderno" (parte cuarta). La conclusión (" orígenes de la teoría del progreso") de Maravall desemboca en el momento en que la disputa entre antiguos y modernos, documentada en la obra, engendra "un tercer grupo, esto es, con los futuros"[Nota 3] para quienes "el mañana es propiamente el reino del progreso".[Nota 4]

Recorriendo Antiguos y modernos a ojos de síntesis, diría que Maravall busca conceptos en su primera parte. O si se quiere, con la idea de progreso en la mano vuelve a leer la historia. Así de la Edad Media saca en limpio que "el hombre está deseoso de cambiar de postura",[Nota 5] que "en la experiencia renacentista" hay un marcado Interés por la noveda"[Nota 6] y que el gusto por la novedad consiste y se manifiesta en la pretensión de originalidad, el interés por el invento, la curiosidad por lo extraño y, finalmente, la incorporación de lo juvenil en la vida social.[Nota 7]La parte segunda -Ias bases de una herencia cultural: hacia una visión dinárnica de la historia"- tiene como propósito rastrear, de atrás para adelante,

de dónde reciben las clases que en la época moderna se ven interesadas en afirmar la tesis del progreso del mundo, su noción previa de herencia cultural, en cuyo suelo homogéneo se apoyan para iniciar una marcha progresiva.[Nota 8]

En este afán transita por el tiempo -arrancando de la "antigüedad clásica" y deteniéndose en lo que Maravall llama "el prehumanismo del siglo XV"-, a pasos de capítulo, por el cristianismo, la cultura islámica y la edad media. Maravall encuentra que la idea de progreso pasa por las edades como herencia hasta las puertas del renacimiento. La parte tercera, en cambio, la más extensa,[Nota 9]es un repaso del renacimiento desde la perspectiva de la idea de progreso. Llégase así a la última parte de la obra. Erudita como todo lo anterior, recorre las artes y las letras, los escritores de política, los economistas, los tratadistas del arte de la guerra llegándose hasta los dominios del homo faber y a las puertas de la "conclusión" ya mencionada.

Empero Maravall se encierra en el ámbito de una cultura laica. Su rastro ignora, o poco menos, una vertiente en la que, a su modo, se alimentó la idea de una historia lineal y con ella la idea de progreso: me refiero al concepto de historia del judeo-cristia nismo, al que Maravall dedica apenas un capítulo ("Cristianismo e historia") de escasas treinta y cinco páginas y algunas referencias dispersas.[Nota 10] Y sin embargo, no es dificil mostrar las reminiscencias judeo-cristianas de los conceptos e imágenes rastreados por Maravall. Es objetivo de este ensayo enfatizar esta línea y las huellas que ha dejado en los elementos más sobresalientes de la cultura occidental.

Cristianismo e historia
Recapitulación
De lo cristiano a lo moderno

Inicio del artículoRegresosiguiente