ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1988
* [Nota 13]

Es claro que la posición aristotélico-tomista es perfeccionista cuando sostiene el carácter objetivo y una valoración intrínseca de las capacidades y los actos humanos independientemente de los intereses o deseos de los individuos. Pero rechaza enfáticamente el perfeccionismo cuando se le identifica con el paternalismo negativo, por ejemplo, con, la intervención directa del Estado contra la voluntad de los individuos en detrimento de sus derechos individuales. Con Nino, sin embargo, está de acuerdo en aceptar el perfeccionismo como paternalismo positivo, por ejemplo, cuando el Estado interviene para hacer a la voluntad eficaz en su misma línea de actuación (véase Nino, p. 143).


Inicio del artículo