ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1988
* [Nota 6]

Entre nosotros, por ejemplo, se aprecia una clara diferencia entre la prosa elegante, ágil y escéptica de victoria Campo (La imaginación ética, Seix Barral, Barcelona, 1983), quien se levanta contra tu éticas universalizantes de Hare (prescriptivismo), Rawls (autonomía bajo el velo de ignorancia) y Habermas (comunidad ideal de hablantes), y el lenguaje austero, preciso y severamente critico de toda ética relativista en favor de una ética racional de Fernando Salmerón. Sin los recursos metafóricos de Rorty y de Sosa, el mismo Salmerón distingue entre una filosofía en sentido amplio y una filosofía en sentido estricto. La primera "forma parte de la personalidad como una atmósfera indispensable para entender la vida psicológica y moral de los individuos; es también una manifestación cultural ligada estrechamente a la circunstancia histórica...'' La segunda se refiere «a una determinada empresa intelectual, analítica y teórica, dominada por una energía propiamente científica..." (La filosofía y las actitudes morales, Siglo XXI, México, 1986 ³, pp. 107 y 109).


Inicio del artículo