©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1988

Libertad de los antiguos o libertad de los modernos


Los trabajos fundados en la "nueva historia" inspirada por Quentin Skinner, son particularmente pertinentes para semejante proyecto. En un artículo, donde hace un balance sobre los resultados de este tipo de investigaciones, Pocock indica cómo en los orígenes del pensamiento político moderno se encuentran dos estilos de lenguaje político, de los cuales uno va a llegar a imponerse en detrimento del otro.[Nota 37] Por una parte, existe el lenguaje de la virtud, que es el del republicanismo clásico, y por otra, el lenguaje del derecho que expresa el paradigma del derecho natural y que se encuentra en lajurisprudencia. El término libertas está presente en los dos lenguajes, pero con un sentido diferente. En el lenguaje de los juristas, libertas tiene el sentido de imperium, libertad de practicar las propias leyes. La libertad del ciudadano consiste entonces en dedicarse a sus propios asuntos bajo la protección de la ley. Por el contrario en el lenguaje republicano se insiste en la libertad en el sentido de participación en el gobierno del Estado, ligada a una concepción del hombre como animal político que sólo realiza su naturaleza a través de sus actividades en el dominio público. Esas dos formas coexistieron durante un cierto tiempo y Skinner mostró, en el primer volumen de The Foundations of Modem Political Thought,[Nota 38] cómo la lucha por la independencia de las repúblicas italianas había sido llevada a cabo simultáneamente en el lenguaje republicano y en el de los juristas. A continuación, el lenguaje del derecho natural suplantaría al de la virtud, pero al lado de la historia del liberalismo, centradas sobre la ley y el derecho habrá, durante todo el comienzo del periodo moderno, una historia del humanismo republicano donde la personalidad será concebida en términos de virtud. Solamente con Hobbes se impone el modo de razonamiento político individualista para el cual la libertad se limita a la defensa de los derechos individuales.

El objetivo de Skinner en sus trabajos más recientes[Nota 39] es volver a poner en lugar de honor a esta concepción republicana que durante el Renacimiento en Europa reformuló la concepción romana clásica del ciudadano, pues considera que puede proporcionarnos una concepción de la libertad más adecuada que la concepción liberal. Es perfectamente consciente del problema que plantea hoy la relación entre libertad individual y libertad política. En efecto, desde Benjamín Constant, se admite generalmente que la "libertad de los modernos" consiste en el goce apacible de la independencia privada y que ello implica la renuncia a la "libertad de los antiguos" a la participación activa en el poder colectivo, pues eso conduce a someter el individuo a la comunidad.

Esta misma tesis ha sido reformulada en un artículo célebre por Isaiah Berlin,[Nota 40] quien distingue entre la concepción "negativa" de la libertad, entendida simplemente como ausencia de coersión, que exige que una porción de la existencia humana permanezca independiente de la esfera del control social, y la concepción "positiva" de la libertad, la cual proviene del deseo del individuo de ser su propio amo e implica la idea de realización y logro de la verdadera naturaleza humana. De acuerdo con Berlin, esta segunda concepción es potencialmente totalitaria para un liberal, y de ello saca la conclusión de que la idea de democracia y de autogobierno no puede formar parte de la idea liberal de libertad. Afirma que toda concepción positiva de la libertad es antimoderna, pues requiere la postulación de la existencia de una noción objetiva del bienestar para el hombre. De esta manera, todos aquellos que defienden la concepción republicana de la libertas, la idea de que la libertad no puede ser asegurada más que en una comunidad que se autogobierna, aparecen como adversarios de la modernidad.

Skínner rechaza esta tesis y se esfuerza por probar que en la tradición del republicanismo cívico, y más particularmente en Maquiavelo, se encuentra una concepción de la libertad que es a la vez negativa, pues no implica una noción objetiva de laeudaimonia, pero que sin embargo incluye los ideales de participación política y de virtud cívica. De esta manera, en los Discorsi, Maquiavelo propone una concepción de la libertad como capacidad para los hombres de perseguir sus propios objetivos, sus humori, afirmando al mismo tiempo que con el fin de asegurar las condiciones necesarias para evitar la coerción y la servidumbre, que harían imposible el ejercicio de esta libertad individual, es indispensable que los hombres cumplan con ciertas funciones públicas y cultiven las virtudes requeridas. Para Maquiavelo es necesario practicar la virtud cívica y servir al bien común, a fin de garantizarnos el grado de libertad personal que nos permitirá perseguir nuestros propios fines.[Nota 41]

Semejante línea argumental requiere, por supuesto, de desarrollos posteriores, pero indica una vía extremadamente fecunda. La tarea principal de una filosofía política moderna y democrática es precisamente la articulación de la libertad individual y de la libertad política, pues allí es donde se juega toda la cuestión de una ciudadanía pluralista y democrática. El gran mérito de Skinner es abrirnos una pista y remitirnos a Maquiavelo. Éste representa indiscutiblemente un punto de referencia fundamental para aquéllos que quieren pensar lo político actualmente, y si es importante reanudar los lazos con la tradición del republicanismo cívico, también es esencial que sea bajo su égida. La crítica comunitaria del liberalismo puede conducirnos de esta manera a redescubrir una vía abierta hace varios siglos. ya, pero cuyas potencialidades todavía no han sido explotadas, porque la reflexión sobre la política iba a comprometerse con Hobbes en la dirección supuestamente científica que culminó con el rechazo de sus aspectos normativos y el predominio de la concepción instrumental.


Inicio del artículoAnteriorRegreso