©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1989

b) En el Lenguaje Natural


Como hemos comentado, en el caso de] lenguaje natural el problema de las relaciones metalingüísticas adquiere una especial dificultad, toda vez que debido a su "universalidad" pretende, como sistema de sistemas, significar todo. Sin embargo, es posible establecer distinciones en las relaciones metalingüísticas en diversos grados. La distinción entre las relaciones metalingüísticas es útil si se entiende que se trata de una distinción metodológica que permite determinar algunas consecuencias distintas en los diversos niveles de relación, y no se ve como una característica ontológica. Es posible encontrar la siguiente tipología de relaciones metalingüísticas en el lenguaje natural.

1) La relación metalingüística en un solo sistema (función metalingüística en Jakobson, distinción entre usos y mención en Frege). Este tipo de relaciones se da cuando al interior de un solo sistema se dan relaciones metalingüísticas que especifican el significado de los signos lingüísticos que lo componen. Por ejemplo, si entendemos a la lengua italiana como un código -en el sentido semiótico- que contiene un solo sistema, un diccionario de esta lengua tiene relaciones metalingüísticas entre una palabra y la frase que la define, o bien si entendemos al lenguaje del "legislador" -producido a través de los mecanismos formales, que un orden jurídico prevé como sistema, al interior de este lenguaje se dan relaciones metalingüísticas como las definiciones contenidas en el texto de una ley llamada técnicamente interpretación auténtica.

2) La relación metalingüística entre dos sistemas lingüísticos distintos -separados a través de una operación teórica que permite establecer las relaciones entre los sistemas que pueden afectar al "código" -en sentido semiótico- del lenguaje objeto. Es decir, al metalenguaje tiene capacidad de alterar el complejo de significados que se dan al interior del sistema. Así por ejemplo, si consideramos un sistema significativo (un lenguaje) un cierto texto (por ejemplo el libro de Umberto Eco El Nombre de la Rosa) como un sistema significativo (un lenguaje) los comentarios metalingüísticos que se vierten sobre el texto pueden modificar nuestra comprensión del texto mismo (los comentarios vertidos sobre el texto nos pueden hacer cambiar el entendimiento del propio libro). Puede decirse que hay una interferencia entre los dos sistemas y que el segundo modifica los códigos del primero. A este tipo de relación metalingüística se refiere Jori cuando pone en crisis la teoría de los niveles del lenguaje.

3) La relación metalingüística que se da entre disciplina y su lenguaje analizado. Este es el caso de una disciplina que analiza o estudia los sistemas o estructuras de significación de algunos lenguajes, que no altera el sistema significativo del lenguaje-objeto. Por ejemplo, los enunciados que la lingüística hace cuando indica que en italiano el adverbio va después del verbo, no altera el sistema significativo de El nombre de la Rosa (Il Nome della Rosa), De la misma manera, la relación metalingüística que se da entre la teoría del derecho (como metalenguaje) el lenguaje normativo del derecho (como lenguaje-objeto) no altera los elementos significativos que se dan en éste. Es éste el caso de la caracterización que hace Hjelmsley de la lingüística como "metasemiótica".

4) Las relaciones metalingüísticas existentes sobre los enunciados prescriptivos que señalan la manera de construir reglas (metarreglas) y las propias reglas constituidas. Es éste el caso que Jori indica en el punto 1 de su clasificación de los lenguajes jurídicos (cfr. infra). En este tipo deben ser incluidas todas las llamadas reglas de competencia de un sistema jurídico y aquellas reglas que Hart llama secundarias. [Nota 41]

5) Queda por determinar si es posible establecer relaciones metalingüísticas constitutivas con un lenguaje-objeto natural. Este punto revista especiales complicaciones ya que tiene relación con la posición epistemológica del sujeto para su aceptación o no. Si se estima que entre mente y lenguaje natural existe igualdad o al menos relaciones de isomorfismo, será posible responder afirmativamente al interrogante, en caso contrario no. Esta tipología, que no es de ninguna manera exclusiva, permite ver las diferencias entre diversos niveles de discurso y permite determinar las consecuencias en los niveles en los que se dan las redacciones metalingüísticas.

Debe puntalizarse que un mismo texto puede contener relaciones metalingüísticas de diversos tipos. Así por ejemplo un lingüista puede analizar las estructuras significativas en el italiano (senfido3) y continuar interpretando un libro para dar algunos ejemplos (sentido2).


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente