©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1990

EL PROBLEMA DE LAS DROGAS ENTRE ESTADOS UNIDOS Y AMÉRICA LATINA

Author: José Rocabado[Nota 1]


El gobierno de Estados Unidos ha definido al consumo de drogas ilegales en su sociedad, pero especialmente a la producción y al tráfico de las mismas -actividades a las que identifica indistintamente con el nombre genérico de narcotráfico- como una amenaza a su seguridad nacional. De hecho, desde que el ex presidente Reagan declaró una nueva "guerra contra las drogas" al principiar la década de los ochenta,[Nota 1] el combate al tráfico ilícito de estupefacientes ha sido un asunto prioritario de la política exterior norteamericana hacia América Latina y el Caribe.

El "problema de las drogas" es un sensible tema de la política interna y externa de Estados Unidos. El evidente fracaso de la Estrategia de Control de Narcóticos (ECN) de su gobierno, además de seguir generando amplias y fuertes demandas domésticas (del Congreso, los medios de comunicación y el público) contra los estupefacientes, ha sido una causa de conflictos con varios países y gobiernos de América Latina y el Caribe, pues -ya se ha dicho Washington pretende resolver un problema, que es ante todo interno, al menor costo político en el extranjero.[Nota 2] Es ésta una premisa inherente a la lógica de su ECN, aún y cuando desde 1986 esta estrategia ha otorgado mayor atención a los componentes de la demanda de drogas de la sociedad norteamericana.

Más allá del interés por encontrar alguna salida (si es que existe con la estrategia actual) a dicho problema, el gobierno estadunidense, especialmente la Casa Blanca, ha hecho un uso político del fenómeno producción-tráfico de narcóticos para presionar e intervenir en algunos países de América Latina y el Caribe.

El mercado interamericano de drogas ilegales
La estrategia antinarcóticos de Estados Unidos
El narcotráfico en la política exterior norteamericana hacia América Latina y el Caribe

Inicio del artículoRegresosiguiente