©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1990

RAMÓN ZORRILLA

Author: Francisco Prieto [Nota 1]


Cuando llegué al hospital me dijeron que acababa de fallecer. Sentí un golpe seco. Salí del edificio rumbo a mi coche. Se iba haciendo el vacío... El vacío que, al paso de una semana, era el suyo, el que permanece en mí. ¡Qué gran estupidez decir que nadie es imprescindible! Los seres queridos que se nos van nos horadan, y presentimos que un día, vacíos de quienes nos llenaron, ansiamos llenarnos en el vacío infinito.

La muerte de Ramón Zorrilla fue la desaparición de un amigo que había sido uno de los cuatro profesores que me significaron durante mi vida de estudiante; un amigo que pasó de ser profesor a maestro; el periodista que con sus preguntas y observaciones inquietantes sacudía mi pereza por ocuparme de las cosas corrientes de este mundo: la política, la vida social. Ramón Zorrilla había sido, en efecto, un maestro, un periodista y un amigo. Y era Ramón uno de esos hombres cultos que tanto necesitamos en México porque a partir de la filosofía había interrelacionado la historia del mundo y la historia de México; que seguía la vida a través de las novelas y de las noticias de los periódicos que ponía, sabiamente, en relación consigo.

El maestro
El periodista
El amigo

Inicio del artículoRegresosiguiente