©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1990

Raíces precortesianas


Un texto náhuatl tomado de los informantes de Sahagún describe el ideal esto es, el arquetipo - del hombre maduro (omacic oquichtli) en estos términos:

El hombre maduro:

un corazón firme como la piedra,

un rostro sabio,

dueño de una cara, un corazón,

hábil y comprensivo.[Nota 2]

"Corazón" era un concepto amplio en la literatura mexicana precortesiana, significaba todo aquello interior del hombre, en un sentido espiritual; "cara o rostro", era lo externo del hombre, su ser ante los otros, su posición en la sociedad, etc. El ideal de los maestros los tlamatinime- era que en el hombre coincidiesen "rostro y corazón". Había malos maestros, "nahuales", cuya nefasta tarea consistía en hacer que "rostro" y "corazón" girasen en direcciones opuestas, lo que hacía a los hombres infelices. (No deja de asombrar cierta antología en referencia a concepciones helénicas como eudomonía (del demonio armónico) que es la felicidad, frente a cacodaemon (el demonio malo que enloquece o hace infeliz).

Esto parece reunir mucho el sentir, expresado principalmente a través de poemas, [Nota 3] de la vanidad de la vida sobre la tierra. De ahí muchos hablan de un fatalismo absoluto de las concepciones mexicas. Otros, como León Portilla, sostienen que no lo era tanto y que jugaba en ellos un papel importante el libre albedrío.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente