ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1990
* [Nota 10]

En diciembre de 1973 el Congreso mexicano aprobó una nueva Ley General de Población con miras de regular aquellos fenómenos que afectan al volumen de la población, su estructura, dinámica y distribución en el territorio nacional, a fin de lograr una participación justa y equitativa de los beneficios derivados del desarrollo económico y social (art. l). La ley instituye programas de planificación familiar, a través de los servicios educativo, sanitario y de seguridad social, concebidos de tal modo que sin lesión al respecto a la libertad e intimidad de la pareja y a la autonomía de la familia, se puede regular racionalmente y estabilizar el crecimiento demográfico, a fin de realizar un uso más provechoso de los recursos naturales y humanos del país. La ley declara expresamente que el descenso en la tasa de crecimiento demográfico no se considera como una solución para lograr el desarrollo del país, sino como un resultado deseable, que habrá de integrarse con las políticas generales de mejoramiento económico y social, llamado a ser esencialmente un resultado de ellas (ver el documento de Demografía y Economía, vol. VIII, Núm. 1, México, 1974).


Inicio del artículo