©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1990

1. Introducción


A la memoria de Gamaliel Carrasco, noble amigo y admirado, colega.

El propósito de este ensayo consiste en evaluar la capacidad de generación de empleo del sector agrícola en México, atendiendo, por una parte, al aumento de la oferta de fuerza de trabajo derivado del crecimiento de la población rural y, por otra parte, a las perspectivas de la demanda de este recurso en los sectores no agrícolas. La discusión abarca las tendencias observadas en el pasado reciente y las que probablemente ocurran en el futuro inmediato. La sección final propone ciertas ideas básicas para la formulación de políticas y sugiere algunas investigaciones que sería útil realizar.

Se supone que la estrategia para el empleo de la fuerza de trabajo en la agricultura habría de diseñarse dentro del marco de una estrategia que incluyera a todo el sistema económico. El enfoque se podría plantear en términos de un análisis neoclásico: definir criterios para la combinación de los recursos productivos en concordancia con su grado de abundancia y costos relativos, en una economía que atraviesa por una etapa dada de desarrollo.[Nota 1] Por más que en un país como México las opciones se encuentran enmarcadas por una disponibilidad de trabajo mucho mayor que de capital, existe una tendencia definida hacia la sobrecapitalización y el subempleo. Podría suponerse que tal anormalidad es consecuencia de distorsiones en los mercados de factores, en razón de las cuales los precios relativos del trabajo y el capital difieren sensiblemente de los determinados por las situaciones reales de la oferta y la demanda. De ser éste el caso, la promoción del empleo vendría a depender de que se corrigiesen las causas que distorsionan el funcionamiento del mercado en la asignación de los recursos.

Bajo esta luz, las relaciones intersectoriales que afectan el empleo del trabajo resultarían ser susceptibles a la aplicación de medidas de política con el propósito de mejorar la capacidad retentiva de la agricultura, en tanto fuera expandiéndose la capacidad de absorción del resto de la economía. El equilibrio de la demanda de trabajo entre sectores dependería de que se evitaran desplazamientos de mano de obra en la agricultura a un ritmo no consistente con la capacidad de absorción de los demás sectores.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente