©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1990

Notas


1Earl O. Heady,escribe: "A diferentes etapas del desarrollo económico se requieren patrones diferentes en cuanto a número y tamaño de las unidades productivas, y diferentes tecnologías en cuanto a mano de obra y maquinaria... en una economía caracterizada por escasez de capital, presión de la población y desempleo, el precio de la oferta del capital es alto respecto al del trabajo... la organización menos costosa y económicamente más eficiente de la agricultura se inclina en dirección de una tecnología a base de mano de obra... faltando oportunidades de empleo no agrícola, y con creciente desempleo en la agricultura, los beneficios nacionales que pueden derivarse de la mayor productividad del trabajo, mediante la ampliación de las fincas y la mecanización, son pequeños y pueden no ser positivos. Un aumento en la productividad del trabajo se traduce simplemente en desempleo para los desplazados de la agricultura... Con un descenso en el precio de oferta del capital respecto al trabajo, ya dentro del proceso de desarrollo económico, la transición de una tecnología basada en la mano de obra hacia unidades productivas más amplias y menos numerosas y una tecnología más mecanizada en la agricultura, representada la transición en la estructura agrícola. Igualmente, a un nivel más alto de desarrollo económico e industrialización, corresponden mayores oportunidades de empleo y otros mecanismos sociales que 'producen' fines distributivos y de estabilidad." (Agricultural policy under economic development, lowa State University Press, pp. 568-569).

2Los datos oficiales sobre "Población económicamente activa" son como sigue (en millones):

Graphics

Mientras algunas autoridades sostienen que en 1960 ocurrió una sobreestimación sensible, otras argumentan, más probablemente, que hubo una fuerte subestimación en 1970, que afecta en especial a la fuerza de trabajo agrícola. La tasa de crecimiento anual de esta última, 2.3% en la década de 1950, habría caído a -1% al año en la de 1970, mientras que la tasa de crecimiento de la población rural (moradores en localidades hasta de 2 500 habitantes) se mantuvo estable a razón de 1.5% al año. (Para una discusión de este punto véase, por ejemplo: Oscar Altamir, :La medición de la población económicamente activa en México, 1950-1970", Demografía y Economía, vol. VIII, núm. 1, México, 1974.

3. La determinación del desempleo equivalente se hizo también con apoyo de los datos de ingreso del censo de 1970. Se acumularon todos los ingresos declarados y su total se dividió por el ingreso normal más bajo (el salario mínimo más bajo) en cada estado de la república.

4. Distribución de la tierra de riego en México, por regiones (millones de Hs. cosechadas en 1971):

Graphics

Fuente: Anuario estadístico de los Estados Unidos Mexicanos, 1971-72.

5. Las tierras de riego significan 17% del área cosechada total y rinden un tercio del valor total de las cosechas. El valor producido por hectárea cosechada, por regiones, es como sigue (pesos), en 1971:

Graphics

6. De acuerdo con el Censo de Población de 1970. Estas cifras podrían estar subestimadas (véase la nota 2). Lo que importa aquí es la distribución entre las categorías indicadas.

Graphics

7. Véase: Centro de Investigaciones Agrarias, op. cit, cap. V.

8. Crecimiento % anual:

Graphics

9. En diciembre de 1973 el Congreso mexicano aprobó una nueva Ley General de Población con miras de regular aquellos fenómenos que afectan al volumen de la población, su estructura, dinámica y distribución en el territorio nacional, a fin de lograr una participación justa y equitativa de los beneficios derivados del desarrollo económico y social (art. l). La ley instituye programas de planificación familiar, a través de los servicios educativo, sanitario y de seguridad social, concebidos de tal modo que sin lesión al respecto a la libertad e intimidad de la pareja y a la autonomía de la familia, se puede regular racionalmente y estabilizar el crecimiento demográfico, a fin de realizar un uso más provechoso de los recursos naturales y humanos del país. La ley declara expresamente que el descenso en la tasa de crecimiento demográfico no se considera como una solución para lograr el desarrollo del país, sino como un resultado deseable, que habrá de integrarse con las políticas generales de mejoramiento económico y social, llamado a ser esencialmente un resultado de ellas (ver el documento de Demografía y Economía, vol. VIII, Núm. 1, México, 1974).

10. Centro de Investigaciones Agrarias, op. cit., pp. 323-324.

11. El Grupo de Estudio del Problema del Empleo proyectó la demanda de trabajo en la economía mexicana para 1970-1976. Se supusieron tasas bastante altas de crecimiento del producto nacional bruto: 8% total al año; 5.1% la agricultura; 9.0 las manufacturas y 7.4 los servicios. Se requiere de un gran esfuerzo en la formación bruta de capital: como por ciento del producto nacional bruto, ésta se elevaría de su actual nivel de alrededor de 20% a casi 25%; las exportaciones aumentarían en 15% al año (a precios corrientes) para poder igualar a las importaciones y corregir un desnivel en la actualidad grande y que tiende a crecer. Bajo estas condiciones, sin cambios en la distribución del ingreso y mantenimiento las actuales tendencias en el empleo de mano de obra, el sistema económico sólo podría absorber en empleos productivos poco más de la mitad del incremento neto de la población económicamente activa total en el período 1969-76.

12. Esta alternativa fortalecería también al sector manufacturero en su conjunto, a través de demandas mayores de insumos y otros bienes de producción de las industrias más intensivas de capital con destino a la agricultura y a las industrias ligeras.

13. Superficie capaz de demandar alrededor de 185 000 trabajadores por año (considerando 260 días hábiles por hombre y 80 hombres-día por hectárea).

14. Actualmente en preparación por la Comisión de Estudios del Territorio Nacional de la Secretaría de la Presidencia, por medio de mapas de uso actual y uso potencial de la tierra.


Inicio del artículoAnteriorRegreso