©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1990

10. La política oficial


El gobierno y su partido político se apoyarán cada día más en el movimiento obrero. Los trabajadores -todos lo somos, menos los parásitos sociales o los indefensos- constituimos la única clase. Así aparecemos monolíticos e indestructibles.

El Estado procurará una mayor participación política de los ciudadanos mediante las oportunidades de crítica y oposición a través de vías institucionales, a efecto de preservar nuestro régimen de derecho. La ley volverá a ubicarse en el más alto sitial y los distintos sectores se empeñarán en su observancia.

Se ampliará la competencia de la autoridad federal en materia laboral. La autoridad local se limitará en su acción. Avanzará la desconcentración administrativa de la Secretaría del Trabajo.

Se expedirá una nueva Ley Federal del Trabajo, extendiéndose el marco protector de la legislación de prevención social a través de becas escolares, planes vacacionales, e incluso, seguro de desempleo, o a través de la unificación del sector salud: SSA, IMSS e ISSSTE, consolidándose la legislación relativa en la que se integre el Código Social.

La nueva ley del trabajo concluirá con la distinción histórica de los incisos A y B del artículo 123 constitucional, pero esto será sólo formal ya que se conservará su esencia por medio de reglamentaciones específicas. (La huelga y la riqueza recibirán la particularización que ponga a salvo los intereses de la colectividad, sin lesionar los intereses del trabajo, los del capital o los de la empresa o centro de enseñanza superior, en cuanto tales.)

El Estado seguirá coordinando al desenvolvimiento del sindicalismo con el doble propósito de garantizar su autoridad y no romper el equilibrio con el sector privado.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente