©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1990

11. La expectativa inmediata


Los grupos identificados en la clasificación acostumbrada de movimiento independiente y movimiento obrero organizado se presentarán en un orden más formal y más fuerte, en cuanto a opinión decisoria y operación efectiva, ya que se identificarán con los partidos políticos cuyas plataformas, declaración de principios y programas de acción, satisfagan mejor sus aspiraciones. (Es decir, los frentes serán políticos, y la administración y control tendrán, necesariamente, la misma características.)

La mayor politización de los sindicatos obreros elevará en este sentido a la sociedad, lo que repercutirá en el sector empresarial, cuyos miembros actuarán con mayor participación cuantitativa y cualitativa en la política nacional, adecuando sus cámaras, confederaciones y consejos, independientemente de la creación de nuevos organismos que sean exigidos por la cambiante estructura de nuestro sistema y la movilidad de la cuestión obrera.

Los ciudadanos de la clase media se aglutinarán en representaciones semipolíticas de defensa de consumidores, asociaciones de colonos, representaciones de salud pública (contaminación ambiental), ligas de moralidad, etc.

Será unánime la aceptación de la capacidad política, administrativa y económica de la clase obrera, que la coloca en mayoría de edad y le permite acceder a puestos de relevancia (lo demuestran las designaciones de los gobernadores surgidos del sector obrero), independientemente del resultado de sus mandatos, para establecer una gran alianza entre el sector privado y el sector social. Para preservar el papel rector del Estado, se comenzaría con ejercicios más agudos en las empresas de participación estatal mayoritaria, como, por ejemplo, designaciones de trabajadores sindicalizados en puestos de confianza por encima del nivel gerencia¡, y con la creación de comités de eficiencia, que deben ser mecanismos de responsabilidad compartida en aspectos tales como racionalización de gastos, productividad, actividad, disciplina, etc. Los análisis de estos comités fundamentarían sus sugerencias a la alta dirección para la correspondiente toma de decisiones.

El partido ejercerá el control político principalmente a base de mayores concesiones: curules, gobernantes, puestos burocráticos en distintos niveles, etc.

Diversas actividades industriales, agrícolas y comerciales, serán atendidas por sindicatos, que se organizarán como empresas y tendrán como finalidad obtener utilidades, cumpliendo su función social como cualquier empresa. (Antecedentes del SUTERM y del Sindicato PEMEX. La agroindustria parece un terreno propicio.)

Las grandes responsabilidades de vivienda, producción y distribución de básicos, atención médica y educación, estarán a cargo de comisiones nacionales tripartitas, que se coordinarán con la secretaría del ramo que corresponda. (Se crearán nuevas secretarías. La de la vivienda y la del abasto parecen indispensables.)

La ausencia de don Fidel Velázquez propiciará la creación de consejos o comités, a fin de establecer una autoridad compartida que preserve los avances de nuestro desarrollo económico, político y social, en tanto que no aparezca el nuevo líder fuerte e "indispensable".

El movimiento obrero independiente seguirá atomizado y en busca de "algo" y de "alguien".

La disposición personal de autoridad, empresario, líder obrero y trabajador, tendrá que ser de compromiso social y de capacidad para la conciliación y la negociación.


Inicio del artículoAnteriorRegreso