ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1990
* [Nota 14]

Para el lector moderno, la palabra vióla constituye un pequeño tropiezo. Es un latinismo crudo. Horacio compara la palidez de los amantes de Lice con el color de la víola (0das, 111, 10). Garcilaso lo imita en la canción V, el infeliz Galeota, perdidamente enamorado de Violante Sanseverino, se ha puesto amarillo como víola (tiene, siquiera así, algo de Violante). Y cuando Góngora, en el romance "En un pastoral albergue... ", dice que la muerte "va violando" el color de las rosas, lo que quiere decir es que Medoro, desangrándose, se está poniendo pálido como víola. Esa víola latina es el alhelí amarillo.


Inicio del artículo