ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1990
* [Nota 16]

Tal vez pudiera tomarse en cuenta el verso final del soneto "¡Oh cortesía, oh dulce acatamiento...!" de fray Luis de León (el enamorado se dirige a la dama): " ... cuando de vos se viere desterrado, 1 ¡ay! ¿qué le quedará si no recelo, ley noche y amargor y llanto y muerte?" Y puede haber confluido un verso de Camoens, tan admirado por el joven Góngora (habla Adamastor con Tétis): "O ninfa, a mais formosa do Oceano, / ... / que te custava ter-me neste engano, / ou fosse monte, nuvem; sonho ou nada? ... O (Os Lustadas, canto V, octava 57).


Inicio del artículo