ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1990
* [Nota 29]

Isaías, 22:13, condena a quienes dicen "Comamos y bebamos, que mañana moriremos"; y San Pablo, al citarlo, añade algo específicamente cristiano, ajeno al Viejo Testamento. "Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos ... ", cte. (I Corintios, 15:32). La base del cristianismo es la fe en la Resurrección y en la Vida eterna. Por eso el Apóstol se duele de que en la comunidad cristiana de Filipos haya todavía algunos "cuyo dios es el vientre" (Filipenses, 3:19): se aferran a lo terreno y viven como cerdos de Epicuro. El famoso Vanitas vanitatum et omnia vanitas con que comienza el Eclesiastés, al incorporarse a la filosofía cristiana, dejó de ser expresión del "pesimismo judío" para convertirse en parte esencial de la fe optimista en la otra Vida. Gracias a esta fe, la idea de que "toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo", tan repetida en el Vicio Testamento (II Reyes, 19:26, Job, 8:12; Salinos, 36:2,89:6,102:15,128:6; Eclesiástico, 14:18; Isaías, 37:27 y 40:6-8, cte.), tiene otras resonancias cuando reaparece en el Nuevo Testamento (Santiago, 1:10-11; 1 Pedro, 1:24).


Inicio del artículo