ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1990
* [Nota 2]

Mi traducción va como sigue: en cualquier caso, respecto a cosas verdaderamente valiosas como el conocimiento y el entendimiento -y la curiosidad y la energía, la amabilidad, el amor y el entusiasmo- no querernos ahorrárselas ni a nuestros hijos ni a nosotros mismos. Lo que podemos transmitir directamente, empero, es un precio de lo que es valioso, y es un ejemplo.


Inicio del artículo