©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1990

LIBERALISMO Y DEMOCRACIA

Author: Paulette Dieterlen[Nota 1]


Norberto Bobbio en el libro llamado El futuro de la democracia[Nota 1] se refiere a las relaciones entre el liberalismo y la democracia de la siguiente manera:

El Estado liberal no solamente es el supuesto histórico, sino también jurídico del Estado democrático. El Estado liberal y el Estado democrático son interdependientes en dos formas: 1) en la línea que va del liberalismo a la democracia, en el sentido de que son necesarias ciertas libertades para el correcto ejercicio del poder democrático; 2) en la línea opuesta, la que va de la democracia al liberalismo, en el sentido de que es indispensable el poder democrático para garantizar la existencia y la persistencia de las libertades fundamentales. En otras palabras, es improbable que un Estado no liberal pueda asegurar un correcto funcionamiento de la democracia y por otra parte es poco probable que un Estado no democrático sea capaz de garantizar las libertades fundamentales. La prueba histórica de esa interdependencia está en el hecho de que el Estado liberal y el Estado democrático cuando caen, caen juntos. [Nota 2]

Aun cuando me parece que la afirmación de Bobbio es correcta, creo que la relación entre liberalismo y democracia debe ser examinada con cierto rigor. Para hacer este examen es necesario dar una definición de estos términos.

Por democracia entenderé, como Bobbio,

un conjunto de reglas (primarias o fundamentales) que establece quién está autorizado para tomar decisiones colectivas y bajo qué procedimientos... Es necesario también que aquellos que están llamados a decidir o a elegir a quienes deberían decidir, se planteen alternativas reales y estén en condiciones de seleccionar entre una u otra".[Nota 3]

Otra característica de la democracia es que el poder de tomar decisiones colectivas (que, al estar autorizado por la ley fundamental se vuelve derecho se atribuye a un número muy elevado de miembros del grupo.[Nota 4] Por lo que respecta a la modalidad de la decisión la regla fundamental de la democracia es la regla de la mayoría, es decir, la regla con base en la cual se consideran decisiones colectivas y, por lo tanto, obligatorias para todo el grupo. Estas decisiones deben ser aprobadas al menos por la mayoría de las personas que deben tomar la decisión.

Para que un régimen sea democrático, es -necesario que los que están llamados a decidir o a elegir a quienes deben decidir, se planteen alternativas reales y estén en condiciones de seleccionar entre una y otra. Para ello es indispensable que a quienes deciden les sean garantizados los llamados derechos de libertad de expresión, de reunión, de asociación, etc.[Nota 5]

Por liberalismo entenderé la doctrina que ve al Estado como una institución necesaria, para asegurar el orden y la ley en un país y para defender ciertas propiedades individuales. Podemos decir que el liberalismo afirma la importancia de los tres principios fundamentales que Locke definió como: vida, libertad y propiedad" .[Nota 6]

Dadas estas definiciones de la democracia y del liberalismo podemos notar que su relación ha cambiado a lo largo de la historia. Macpherson, [Nota 7] por ejemplo, señala que los liberales de los siglos XVII y XVIII, desde Locke a Burke, no eran en absoluto demócratas, y al defender con tanto ahinco la propiedad como condición de participación en la vida política, restringieron el voto a una clase minoritaria.

Por otro lado, ciertos demócratas, como Rousseau no eran liberales, ya que los valores del liberalismo, incluso el de la vida, puedan ser anulados si con ello se conservaba el cuerpo social.[Nota 8]

Podríamos pensar que actualmente, con la aparición del sufragio universal, de algunas medidas constitucionales de decisión colectiva como el referendum-, de la regla de cambio en los sistemas legales, la falta de adecuación entre el liberalismo y la democracia ha desaparecido. Sin embargo, esto no es así, existen actualmente teorías liberales que no cumplen con los requisitos de la democracia vistos anteriormente. Por esta razón es necesario analizar ciertos modelos liberales contemporáneos para ver cuáles se acercan más al ideal democrático.

Debo a Macpherson dos ideas fundamentales: primero, la de tratar las teorías políticas como modelos; segundo, la idea de que para que el liberalismo y la demcoracia puedan coexistir es necesaria una concepción de comunidad más fuerte que la que tenemos actualmente y una reducción de la desigualdad política y económica.[Nota 9]

Dado que el liberalismo ha afirmado que los derechos a la vida, a la libertad y a la propiedad son individuales, comenzaré analizando dos modelos individualistas: el radical y el igualitario. Terminaré con un modelo comunitarista liberal. La diferencia entro el comunitarismo liberal y ciertas formas de comunitarismo socialista radica en que el primero no pretende, como se verá más adelante, cambiar los principios y las instituciones liberales, mientras que el segundo afirmaría que el liberalismo debería ser abolido por presentar ciertas contradicciones que le son inherentes.

1. El individualismo
2. El comunitarismo

Inicio del artículoRegresosiguiente