©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1990

3. La modernidad en el siglo XX


En nuestro siglo el vocablo modernidad es empleado también para designar a la nueva fase del capitalismo que se inicia alrededor de la década de los 20 y termina hacia la de los 80. Durante este período se observan múltiples y rápidas transforaciones entre las que podemos señalar:

1. Un desarrollo sin precedentes de la técnica y la ciencia.

2. Una gran capacidad de adaptación del sistema capitalista, con un neocapitalismo que asimila la racionalidad planificadora (postulada por el marxismo) y da prioridad a la organización, a la planeación, a la racionalidad técnica (lo que no quiere decir que se suprima la ley del desarrollo desigual, que subsiste y marca diferencias entre países, regiones, clases y grupos hegemónicos, ricos y desarrollados, y países, regiones, clases, grupos subordinados, pobres y subdesarrollados.

3. La organización y sistematización, tanto de las actividades productivas como de la sociedad en general, son realizadas mediante la intervención del Estado y de los tecnócratas, y en consecuencia el Estado crece, asume nuevas y múltiples funciones, adquiere un papel preeminente y se manifiesta y actúa sobre todos los ámbitos de la realidad social.

4. Todas estas transformaciones operan sobre lo social, incluyendo a la vida cotidiana, que pierde espontaneidad y naturalidad para terminar por ser programada, orgnizada, controlada. Se manipulan las conciencias, se desvía la energía creadora hacia el espectáculo, hacia la visión espectacular del mundo; es decir, se tiende al predomino de la apariencia sobre la realidad. La explotación organizada y programada de la sociedad se lleva a cabo no sólo en el trabajo, sino a través del consumo dirigido y manipulado mediante la publicidad.

Desde 1946 H. Lefebvre comienza a emplear el término "modernidad" para designar a la nueva realidad social, que habiendo comenzado a gestarse en el siglo XIX termina por revelarse plenamente y en toda su complejidad en el XX. El estudio de la vida cotidiana le sirve a este autor de hilo conductor para captar y analizar la modernidad,[Nota 5] que comienza, según él, por lo que denomina "catástrofe silenciosa", cuando hacia 1910 en Europa se desmoronan y desaparecen los principales referenciales (valores y normas) de la práctica social. Cobra fin lo que parecía definitivamente estable, en particular, las nociones de espacioy tiempo. El antiguo espacio euclidiano y newtoniano es reemplazado en el terreno del conocimiento por el de la relatividad de Einstein; de igual manera, la representación del espacio sensible y la perspectiva se descomponen (Cezanne y el cubismo). En música, con la disolución del sistema tonal se pasa a la atonalidad. De forma similar, los sistemas (caracterizados por su organización y coherencia interna) se desintegran: la filosofía; la ciudad (como tradicional centro histórico); la familia junto con la figura del padre; e incluso la historia misma. Se trata, según Lefebvre, de una mutación singular que entonces no es percibida ni vivida como tal (salvo para los espíritus más lúcidos), puesto que estas transformaciones no afectan a lo cotidiano, donde sobrevivien las viejas representaciones de la realidad.

Del hundimiento de los valores europeos (que incluye el logos occidental, la racionalidad activa, el humanismo liberal, la filosofía y el arte clásico) emergen -prosigue Lefebvre- tres "valores" que van a presideir a la modernidad: la técnica, el trabajo y el lenguaje.

La técnica irá cobrando poco a poco una existencia autónoma -tal como sucede con el dinero y la mercancía- desarrollándose como potencia a la vez positiva y negativa, que transfoma lo real, pero también puede destruirlo.

El trabajo, por su parte, rivalizará con la técnica pero se irá desvalorizando en la medida en que el progreso de esta última permite suplantarlo (mediante la robotización).

El lenguaje a su vez, como discurso, va a aportar valores de reemplazo y sustitución; el discurso, sin otro referencial que sí mismo, no tendrá valor por su verdad o por su nexo con una realidad externa sino por su coherencia; el discurso se fetichiza, mientras su sentido se pierde, transformándose en mera retórica.[Nota 6]

En los años 30 el papel del Estado se transforma: con el propósito de evitar las cirsis y mantener el crecimiento económico interviene en la economía mediante estrategias que implican coordinación, regulación, planificación, pero esta intervención sólo se volverá general hacia los años 50, después de la Segunda Guerra Mundial. El Estado adquiere entonces un papel dominante, la intervención económica para el crecimiento comporta una ampliación e intensificación del control burocrático sobre la sociedad, que se ejerce a través de instituciones y por medio de estrategias a las que hay que subordinarse y en las que se mezcla la represión y la tolerancia. Este control, que se extiende a la cultura y al conocimiento, se acompaña asimismo de políticas protectoras para los trabajadores mediante las cuales, a la vez que se reconoce, se logra neutralizar su fuerza política, conviertiéndolos en "asistidos" (dependientes de la asistencia y seguridades sociales que les otorga el Estado "benefactor" ).[Nota 7]

En aquel tiempo (mediados del siglo), lo cotidiano comienza a ser penetrado por la técnica, el saber y la acción política, que aspiran a dirigir mediante una gestión racional la vida cotidiana. A causa del vertiginoso desarrollo y perfeccionamiento de los medios de comunicación (radio, teléfono, televisión, cine, etc.) una nueva opacidad se interpone en las relaciones sociales. Poco a poco se va acelerando el deslizamiento de lo concreto (que conserva una dimensión humana y es producto de una acción práctica inmediata con un sentido preciso) a lo abstracto (que, opuesto a lo concreto, es producto de intermediacíones que vuelven opaco el proceso del cual surge), operación que desembocará en un modo de elústencia social en la que lo abstracto adquiere una realidad concreta (ejemplo de ello es el poder del dinero, en particular de los flujos financieros: nada más abstracto y a la vez terriblemente concreto que la bolsa -como lo pudimos observar en octubre de 1987).

En la década de los 60 se vive un período de prosperidad y optimismo, se considera que gracias a la gestión racional llevada a cabo mediante la intervención del Estado pueden evitarse las crisis y el crecimiento será ilimitado. En el mismo lapso da comienzo una nueva revolución técnicocientífica que repercute principalmente en el desarrollo de la informática y la telemáfica, se realizan innovaciones que se aplican a la gestión y a la producción, los procesos del trabajo se modifican y el sector terciario se incrementa.

Al mismo tiempo asciende al poder la tecnocracia, cuya competencia y saber tienden a fetichizarse. Lo cotidiano es organizado, sus necesidades se programan, se catalogan, se suscitan. Mediante los medios de comunicación, la prensa y la televisión, la publicidad dice a la gente cómo se debe vivir para "vivir bien", lo que se debe comprar y porqué, el modo de empleo del tiempo y del espacio. Esta vasta operación genera un empobrecimiento de la vida cotidiana y la alienación del individuo aumenta; a través del "consumo burocráticamente dirigido" los media; valiéndose de la imagen, lo cuantitativo, lo repetitivo, la puesta en espectáculo, terminan por crear necesidades artificiales que derivan en el consumismo.

Durante el mismo período las firmas transnacionales se consolidan y crecen, se vuelven poderes supronacionales y empiezan a ejercer presiones sobre el Estado-nación. La frontera de la soberanía del Estado-nación se vuelve porosa, tiende a disolverse en "lo mundial" (que comienza a predominar).


AnteriorRegresosiguiente