ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1990
* [Nota 16]

Señala al respecto Huntington (op.cit., pp. 375-376): "Es corriente que la competición entre partidos se justifique en términos de democracia, gobierno reponsable y régimen mayoritario. Pero también se la puede justificar en términos del valor de la estabilidad política. La competición partidaria de este tipo acentúa la posibilidad de que nuevas fuerzas sociales que desarrollen aspiraciones ... sean movilizadas en el sistema, en lugar de serio contra él."


Inicio del artículo